Un sitio con informaciones útiles

Categoría: Las eminencias hablan (Página 2 de 4)

Declaraciones de personas con plena autoridad y conocimientos.

Médicos que reaccionan y denuncian

Médicos que reaccionan y denuncian

.

.

.

La trampa en la que estamos

La trampa en la que estamos

.

.

.

La trampa en la que estamos

Comentario de esta Casa. La trampa en la que estamos

.

……….   En este país no se oyen estos discursos, en todo el arco parlamentario. Al revés. Todos los papagayos de una y otra Cámara graznan con el mismo tono – y se aplauden entre ellos, dando cabezazos de aprobación – el discurso falaz recibido de Bruselas.

……….   Y pugnan por subir al Cuadro de Honor, reservado para los que hacen méritos especiales. Es decir, promueven medidas especialmente nocivas para la población que – inocentes – los eligió. Eso quiere decir que ascendieron al puesto que ocupan engañando. Luego no son dignos de él. Lo tienen que abandonar.

……….   No lo harán por propia iniciativa. Habrá que provocarlo. No queda otro remedio si queremos subsistir como especie. Porque de lo que no queda la menor duda es que van a por la Humanidad, a exterminarla. Poco a poco, como a la rana en la cacerola.  

.

La trampa en la que estamos  La trampa en la que estamos  La trampa en la que estamos  La trampa en la que estamos  La trampa en la que estamos  La trampa en la que estamos

Da s df g h j k lñ.        La trampa en la que estamos

Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. 

Ea s df g h j k lñ          La trampa en la que estamos

Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. 

Historia de la Medicina actual

Historia de la Medicina actual

.

.

.

Historia de la Medicina actual

Comentario de esta Casa. Historia de la Medicina actual

……….   Esta Historia del cambio profundo dado en la Medicina en el primer tercio del siglo XX nos era conocido. Así y todo, ha sido preciso que un Doctor lo refiriera en un corto vídeo. Por la necesaria unidad del relato.

……….   Con toda seguridad, el intento de manipulación de la Historia comenzó siglos atrás. Cada siglo actuaría con los instrumentos en su poder. Pero esos instrumentos han crecido con la tecnología a lo largo del tiempo. Y han llegado a tiempos en que las posibilidades se han hecho mayores y mayores.

……….   Por eso cada vez los manipuladores son más osados, más confiados. Y sus metas son más atrevidas. Pretenden llegar más lejos. Y exigirlo todo para ellos.

……….   Los que hemos nacido en la primera mitas del del siglo XX todavía recordamos las cataplasmas, emplastos, pociones y pócimas que los Médicos de familia recetaban a nuestros abuelos.

……….   Cuando el Médico venía a tu casa, se sentaba en el borde de la cama y te ponía el fonendoscopio en el pecho. Y recordamos el aspecto de las Farmacias de aquellos años, donde un «mancebo» preparaba en la trastienda las recetas magistrales que les traían los pacientes.

……….   Aquellos tiempos no volverán. Pero el trato directo, limpio, entre el Médico y el paciente debiera volver a ser el que fue siempre entre galenos y enfermos.

.

 

 

Ea s df g h j k lñ.      Historia de la Medicina actual

Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. 

 

Ni los buenos ni los malos existen Doctor

Ni los buenos ni los malos existen Doctor

.

.

.

.

……….   Vaya por delante nuestra mayor admiración y agradecimiento por la labor constante y clara desarrollada por el Doctor Malone. El título del artículo se debe a la táctica que hemos visto que adoptan numerosos Científicos de no negar la mayor.

……….   Aceptan, por ejemplo, numerosos Médicos de la Resistencia la existencia de un bicho que nadie ha aislado, ni secuenciado y que no se encuentra ni en los Laboratorios con más pedigrí del planeta. Tal vez sea porque así sus argumentos pueden ser mejor entendidos por los «dormidos», ya que les hablan con el lenguaje básico al que ellos han sido habituados en sus sesiones diarias de hipnosis.

……….   Eso les hace aceptar que existen Variantes de ese invisible ser. Y cada primo o sobrino del inicial espectro es más o  menos peligros según nos sabemos qué propiedad etérea. Bien, dejemos a los Científicos aliados hacer su trabajo de la manera que ellos entienden va a ser más fructífero.

……….   Pero aquí, entre la gente de a pie, entre los no letrados en tan arduas  disciplinas, llamamos al pan, pan y al vino, vino. Porque así es como nos hemos entendido siempre. Y unos facinerosos desvergonzados no van a hacernos mudar el léxico ancestral. 

……….   Por otra parte, aquí no escribimos para los «dormidos», sino para despiertos y bien despiertos. Los «dormidos» nunca entrarán en este sitio, maldecido por sus fuentes de información que les han dado la vuelta a su cerebro y lo han reducido, además, al tamaño del de una hormiga.

……….   Los trucos de los prestidigitadores genocidas son tan burdos, tan repetitivos, con tan poco fundamento, que sólo pueden engañar a los que han prescindido de su mente adulta, o nunca la han empleado antes de ahora.

……….   Otra cosa que resulta sorprendente son las «tragaderas» de los cómplices titulados. Que obedecen las nuevas consignas de sus Superiores sin rechistar, con docilidad servil, con aparente entusiasmo, si hacemos caso a sus cortos discursos, plagados sólo de asentimientos.

……….   Otros dimitieron con astucia felina. Alegaron las excusas más ramplonas para quedarse en casa y descolgarse del tren. Parece que hay otro que se ha acogido al «Programa de Protección de testigos» para hacerse en breve la cirugía estética y que nadie pueda reconocer su ya famoso rostro.

……….   ¿A qué esperan para dimitir los demás? ¿A que la orquesta del FEW entone el «Cerca de Tí, Señor»?

……….   En el próximo artículo, el de mañana mismo, nos comprometemos a decir lo que existe. La situación actual vista con mirada penetrante, sin engaños ni tapujos.   

 

 

 

 

 

A Ni los buenos ni los malos existen Doctor  Ni los buenos ni los malos existen Doctor 

B Ni los buenos ni los malos existen Doctor  Ni los buenos ni los malos existen Doctor 

C Ni los buenos ni los malos existen Doctor  Ni los buenos ni los malos existen Doctor

De eugenesia y terrenos baldíos

De eugenesia y terrenos baldíos

.

.

.

El barco covidiano hace aguas

El barco covidiano hace aguas

.

.

.

El barco covidiano hace aguas

.

……….   Comentario de esta Casa.  El barco covidiano hace aguas

.

……….   Más Médicos como este debiera haber, cientos. Pero no los hay. Y es una lástima, un escándalo, y una ignominia. Qué cierta es la máxima que un Jefe que tuve, mi segundo Jefe, el único bueno que he tenido; justo, exigente, pero humano, nos dijo en día en una reunión: «En las circunstancias difíciles se ve lo que las personas tienen dentro.»

……….   Y lo estamos viendo, con más claridad que nunca jamás en la vida. Y que nunca lo veremos. Porque es cierto, amigo lector, que las circunstancias por las que estamos pasando son duras. Durísimas. Extremas. Está en juego nuestra supervivencia, nada menos.

……….   Y lo que agrava la situación es que la gran parte de la población no se da cuenta. Padece del «síndrome de Estocolmo», por el que la víctima se solidariza con el verdugo. Y lo defiende. Y se enfada, se disgusta y arremete contra quien pretende salvarla.  Lo sabe bien el lector. Eso para el que no se deja engañar, para el que no padece ese desgraciado síndrome, es la puntilla. 

……….   No sólo hay que luchar contra al asesino, que opera en la lejanía y con armas engañosas. Hay que aguantar la crítica, el insulto a veces, y el desprecio incluso a veces, de quien convive en el mismo edificio que tú. Alguien a quien has saludado con afecto durante muchos años. Y de pronto, ahora, te niega el saludo.

……….   Esperemos que este año esto llegue a su fin … ¿Que por qué decimos que este año? Porque aquí estamos siempre con la nariz en alto, olfateando, husmeando, interrogándonos. Nada de dormir, de ver la tele, de leer los periódicos, nada de eso. Eso lo explicamos en el artículo que sigue, «Tomando las uvas de siempre.»

,

El barco covidiano hace aguas  El barco covidiano hace aguas  El barco covidiano hace aguas  

 

 

Solo para interesados Mirando hacia atrás

Solo para interesados Mirando hacia atrás

.

.

.

El que habla es malo

El que habla es malo

.

.

.

 

El relato oficial se derrumba

El relato oficial se derrumba

.

.

.

El relato oficial se derrumba

.

Comentario de esta Casa.  El relato oficial se derrumba

.

……….  Así es, pero lo que es importante saber es cuántas personas más tendrán graves consecuencias en sus vida desde hoy hasta que las inyecciones se detengan. Y qué hay que hacer para que se detengan.

……….  Porque parece que todas las autoridades están empeñadas en que sigan segando vidas y generando incapacidades absolutas en la población. Una población por la que no velan, a la que desprecian y a la que todos los indicios dan a entender que pretenden aniquilar …

……….  Sólo así se entienden su sordera, su despreocupación, su impasibilidad e inacción a nivel mundial, a pesar de producirse incidentes mortales todos los días en este país y en todos los del mundo. Y todos los Gobiernos ciegos, mudos y sordos.

……….  Eso no es casualidad. Eso obedece a una consigna mundial, dada por personas extrajeras … Luego sin autoridad aquí …

.

El relato oficial se derrumba  El relato oficial se derrumba  El relato oficial se derrumba  El relato oficial se derrumba  El relato oficial se derrumba

Aa s df g h j k lñ  El relato oficial se derrumba

Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. 

Ca s df g h j k lñ.  El relato oficial se derrumba

Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. 

Da s df g h j k lñ.       El relato oficial se derrumba

Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. 

Ea s df g h j k lñ.      El relato oficial se derrumba

Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. 

 

 

El relato oficial se derrumba  El relato oficial se derrumba  El relato oficial se derrumba  

Aa s df g h j k lñ  El relato oficial se derrumba

Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. 

Ca s df g h j k lñ.  El relato oficial se derrumba

Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. 

Da s df g h j k lñ.   El relato oficial se derrumba

Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. 

Ea s df g h j k lñ.        El relato oficial se derrumba

Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. 

La Farmacovigilancia acusa

La Farmacovigilancia acusa

.

.

.

La Farmacovigilancia acusa

Comentario de esta Casa.

……….   Curriculum excelente, inmejorable del ponente. Y valentía y claridad en la exposición de los múltiples fallos detectados cuando se quieren averiguar las cosa y exponerlas con claridad. 

……….   Esconder la información en una montaña de datos. Esta es otra denuncia. Y coincide con una práctica que un servidor conoce desde hace la friolera de 50 años: «Mucha información, ninguna información».

……….   La manera de no dar información es esparcir la información entre docenas de folios con información, la mayor parte de la cual es inservible. No se sabe cuál es la información útil y cual otra no lo es, la inmensa mayoría. Sólo un experto es capaz de entresacar la información válida y eficaz.  

……….   Estas y otras muchas falacias se exponen en el vídeo. Que resulta ser una denuncia feroz de la comedia trágica montada en este escabroso tema.

.

La Farmacovigilancia acusa  La Farmacovigilancia acusa  La Farmacovigilancia acusa  La Farmacovigilancia acusa 

La Farmacovigilancia acusa  La Farmacovigilancia acusa

Ca s df g h j k lñ.      La Farmacovigilancia acusa

Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. 

Da s df g h j k lñ.      La Farmacovigilancia acusa
Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. 
Ea s df g h j k lñ.     La Farmacovigilancia acusa

Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. 

« Siguientes entradas Recientes entradas »