Qué hacer ahora 5

.

.

.

 

Qué hacer ahora 5

.

……….   La problemática que tenemos planteada todos es muy, muy seria. Por ello no se sorprenda el lector si quedan detalles sin definir, o aspectos sin tocar. Los iremos incorporando conforme vayamos teniendo más datos, más ejemplos.

……….   Podríamos decir que esta serie va a ser el “Diario de una investigación”. Tratando de reunir en una misma hipótesis problemas que parecían estar desconectados.

……….   Los que estudian las olas efecto magníficas como parte fundamental de sus carreras profesionales nos indican que las radiaciones no ionizantes tienen como efecto sobre las células del cuerpo humano producir un giro respecto al plano de simetría que tienen muchas moléculas.

Ionizantes y no ionizantes.Qué hacer ahora 5

……….   Se llaman “radiaciones ionizantes” las que tienen tanta energía que golpean a los electrones de las capas exteriores de los átomos de las células y expulsan, a uno o más de uno, de la misma. Como los electrones tienen carga negativa, el átomo, al perderlo, queda cargado con una carga positiva. Y la célula que lo porta ya no es igual que como estaba en origen. Está “excitada”. Por tanto, no funciona bien. Su funcionalidad queda alterada. Es el caso de los rayos ultravioletas, que actúan sobre la piel, y con largas exposiciones llegan a producir quemaduras y, a la larga, cáncer de piel.

……….   Las hondas con menos energía no tienen la capacidad de  expulsar electrones del átomo, pero producen giros de las moléculas. Y una molécula girada, “excitada”, tampoco funciona con la normalidad con que lo hacía cuando estaba en su estado original. De modo que también su funcionalidad queda alterada.

Rayos y salud.Qué hacer ahora 5

……….   Esto se sabe en círculos científicos y hay cantidad de Estudios en que se ha constatado el influjo negativo de todo tipo de radiaciones sobre el cuerpo humano. Se originan enfermedades que pueden verse en tales Informes. 

……….   Es, por tanto, sabido que las radiaciones son perjudiciales para el cuerpo humano. Pero las Empresas que las crean obtienen beneficios con el consumo por parte de los Clientes de instrumentos que se basan en radiaciones. Los teléfonos móviles son un buen ejemplo de instrumentos basados en hondas efecto magníficas.

……….   La situación, volviendo a las humanos que soportamos estas hondas, es variable. Los más jóvenes tienen el organismo en perfecto estado. No tienen ningún aparato dañado. Y por tanto son casi totalmente inmunes a estas agresiones.

Qué hacer ahora 5

……….   Esto no será así siempre, a lo largo de toda su vida, pero de momento están exentos de sufrir efectos perjudiciales serios. Porque el organismo se adapta. Tiene una gran capacidad de adaptación y se acomoda a vivir en un mundo con radiaciones por todos los lados.

Los 38 años. Qué hacer ahora 5

……….   Hemos hecho una estadística no grande, pero parece ser que los 38 años son lo que podríamos llamar el límite del “período de garantía”. El joven que cuida mal su organismo, por ejemplo, excediéndose con la bebida, puede empezar a tener su organismo en deterioro progresivo antes de esa edad “límite de garantía” mencionada. Las drogas son agresiones de efectos mucho más rápidos. Con ellas no hay período de garantía.

……….   Este concepto se refiere a personas que se cuidan normalmente, que reparten su vida entre el trabajo, la familia, los amigos y algún tipo de ejercicio o afición.

Los 45 años.Qué hacer ahora 5

……….   Hay otra edad que supone un cambio: Los 45 años. No por razones de salud, internas, sino por razones sociales, externas. Es bueno advertir de ello a los que no han cumplido esa edad, porque a partir de la misma van a ser considerados “amortizados” de cara a muchos trabajos. Ello quiere decir que van a encontrar una cada vez mayor dificultad para encontrar un trabajo nuevo. Sería deseable no tener que cambiar de trabajo a partir de los 45 años.

Los 65 años.Qué hacer ahora 5

……….   Y hay una tercera edad que supone un cambio muy pronunciado, la edad de jubilación, variable según las personas. Es a esa edad que uno deja de contar para el mundo del trabajo, de la profesión. Y sólo cabe centrarse en las aficiones que uno haya creado en sus años previos, o juntarse y salir con los amigos que uno haya hecho en su vida. El nexo con los que siguen trabajando queda roto. Uno desaparece de ese mundo.

……….   Esto para que el que esto lea – si tiene menos de 65 años – se sitúen en el mundo que vive. En el mundo que era antes de este tremendo desaguisado.

……….   Cómo va a ser el mundo del futuro … lo tendremos que hacer. Depende. Lo que está claro es que no se puede consentir en que las reglas las marquen los más indignos, los más corruptos, los que venden a su madre, los que actúan absolutamente sin Ética y mienten cada vez que abren la boca.

……….   Esa será la labor de reconstrucción, tema del que habrá que ocuparse en su momento. Pero ahora se trata de defenderse de la agresión que sufrimos, localizar las armas del adversario y actuar para que no nos dañen.

La hipersensibilidad.Qué hacer ahora 5

……….   Y comprender cómo actúan esas armas, sobre quiénes tienen más o menos poder de hacer daño. Y sabiendo lo que pasa, lo que nos sucede y cómo podemos defendernos, superar la sensación de inseguridad y de miedo.

……….   Hemos dicho ya que con el paso del tiempo y con agresiones por enfermedades, accidentes, incluso el dar a luz, algún aparato de nuestro cuerpo se debilita. Y esa debilidad se convierte en congénita, permanente.

……….   Por eso, una agresión, que a la mayoría le pasa desapercibida, a esas personas con un aparato deteriorado, débil, les afecta de manera visible. Leve, si reacciona a tiempo, o grave, si no reacciona. Y las radiaciones son una agresión general, a todos. Pero a unos afecta y a otros no.

……….   Los que les afecta se suelen considerar que tienen «hipersensibilidad a las radiaciones efecto magníficas». Esa debilidad, o esa afectación, tiene grados. Y más de uno ha de recurrir a convertir su casa en una gran jaula de Faraday, la forma de aislarse de las radiaciones efecto magníficas. Hablaremos de ellas en un próximo artículo.

.

.

.