Qué hacer ahora 30

.

.

.

 

Qué hacer ahora 30  Qué hacer ahora 30
Qué hacer ahora 30

                          Murallas de Pamplona. La Ciudadela

……….   ¿Por qué en Diciembre? Dijimos en “Qué hacer ahora 26” que el atraso a fin de año podía ser cierto o falso. Que si era cierto, si ese era el nuevo plan, podía deberse a que tenían dificultades para producir el apagón en Agosto-Septiembre. Pero ha surgido una nueva posibilidad. Tal vez alguien, un colaborador, le explicó al Portavoz:

……….   “Disculpe, señor Swan. Le he oído decir que el cyber ataque podría tener lugar cuando las Empresas fieles estuvieran preparadas para que a ellas apenas les afectara. Desde luego que se van a lograr metas importantes respecto a la población, pero yo preconizaría que tal vez si se hiciera coincidir con el período de más contagios por gripe y resfriados del invierno … quizás el daño sería mayor y la mortandad subiría fuertemente … si a Vd. le parece bien …”

……….   Y al Jefe la idea de su subordinado le pareció bien. Incluso le dio una palmadita en la espalda, cuando el empleado se volvía ya para su mesa.

……….   “¿Cómo no se le había ocurrido esa idea a él?”, pensó molesto el Jefe. ¡Era brillante! El apagón debía ser cuando ya los casos mortales diarios entre los ingenuos inyectados fueran aumentando notablemente. Antes de que la ira del populacho subiera de tono y se organizaran manifestaciones.

……….   ¡Ése era el momento ideal para dejar a todo el planeta sin luz y sin comunicaciones! ¿Cómo no lo había pensado antes? ¡Unir enfermedades mortales y desconocidas con quedarse sin luz y sin Hospitales! “¡Buena idea! Me encargaré de eso …”. Y el señor Swan se encerró en su despacho, todo repleto de libros, de donde apenas salía, para rumiar nuevas jugadas mortales.

……….   De modo que hay una tercera posibilidad: Que el atraso no obedezca a dificultades con quienes deben llevar a efecto el cyber ataque. Que se deba a un factor estratégico, que han buscado el mejor momento para hacer el máximo daño a una Humanidad que desprecian y de la que quieren deshacerse sin mayor tardanza.

……….   “Realmente – cavila el Jefe, arrellanado en su cómodo sillón de ejecutivo – ni los malditos Fabricantes de las inyecciones saben a ciencia cierta cuando los efectos adversos de sus productos provocarán bajas en la población. Eso depende – dicen ellos – de la naturaleza de los receptores. Quienes estén muy deteriorados y con las facultades muy mermadas, en cuando se resfríen y los invada un bacilo van a empezar a actuar en ellos los productos inyectados y van a caer como moscas. Pero no saben dar fechas, cuántos después de la inyección.”

……….   “Si los malditos Fabricantes – piensa el Jefe – fueran capaces de dar fechas, él podría calcular el momento para ordenar el cyber ataque. Pero todo está en el aire y nadie puede hacer los últimos preparativos.”

……….   De modo que todo está en el aire.

……….   Hay un indicio nuevo sobre el apagón. Se basa en datos recogidos en fuentes que ocultaremos vamos a divulgar. Pero afecta a la forma en que el apagón iría tal vez se realizaría. Esto nuevos indicios tienen una parte negativa y otra positiva.

……….   La parte negativa es que según esta nueva hipótesis, hay menos probabilidades de que tengan dificultades insalvables para producir el apagón. Porque lo harían con “hackers” contratados. uno a uno. No les harían falta medio militares.

……….   Sólo necesitarían personal experto en “hackeos” contratados y pagados. Ya sabemos que tienen dinero de sobra. Y que una persona cuyo oficio consiste beneficio consiste en fastidiar las instalaciones de los demás, no tiene conciencia. Y va a aceptar hacer lo que sea con tal de meterse unos billetes en el bolsillo.

……….   De forma que la dificultad para adherirse la voluntad del estamento militar – de ser cierta nuestra hipótesis – no sería real. No necesitarían la aquiescencia de ningún militar. No intervendrían satélites. El apagón no sería instantáneo en todo el mundo, sería progresivo, estacioncita eléctrica por estacioncita eléctrica.  

……….   Eso significa en el resto de países nos enteraríamos de que en los Estados Unidos, 12 Estados se habían quedado sin fluido eléctrico a media mañana. Y horas más tarde llegaría la noticia de que otros 32 más también estaban sin luz unas horas más tarde. La pequeña parte positiva:, Sabiendo que el “hackeo” alcanzará a nuestro país en breve, podríamos desenchufar nuestros aparatos eléctricos, para que no se fundieran por una subida brusca y gigantesca de tensión.

……….   Como fácilmente verá el lector, la parte positiva no compensa la parte negativa., Las probabilidades de que el apagón mundial se dé aumentan. Porque nadie se lo puede impedir. Ya que tienen dinero para sobornar a docenas de “hackers”, que se ganan la vida creando complicaciones, a otros, a los que ni siquiera conocen. Pero les pagan para hacerlo. Eso les basta. 

……….   En esta Casa tenemos experiencia de “hackeos”. En Julio de 2.012 acudí a una celebración con compañeros de estudios. Fue una celebración todo lo entrañable que son esas ocasiones, encontrándote con compañeros, a los que no has visto en 50 años. Han cambiado, pero los reconoces. Y se entabla un diálogo amistoso.  A los postres, hubo cierta discusión por motivos ideológicos. Yo no saqué el tema, pero defendí que no había infierno y ofrecí la Web como referencia. Mi comensal de enfrente se opuso insistentemente. Finalmente, lo dejamos.

……….   Una semana más tarde en mi Web apareció un cartel rojo: “Web contaminante”. Google y todos los demás buscadores me la colgaron. Llamé a mi asesor informático, Javier, que me dijo que mi caso era el primer caso que se le había presentado. Y había tenido cientos de Empresas Clientes.

……….   Mi Web tenía 1.450 artículos y un “hacker” había metido un “caballo de Troya” en cada artículo de la Web. No había entrado en mi ordenador,  había entrado en el Servidor. Servidor que estaba en Francia. Nos rompimos la cabeza durante tres meses el informático y yo. Y pude recuperar 1.425 artículos. Esos 25 siguen faltando. Mi seguridad no era suficiente. 

……….   Pero entonces no faltaba la electricidad …

.

.

.

Qué hacer ahora 30  Qué hacer ahora 30  Qué hacer ahora 30