Qué hacer ahora 29

.

.

.

 

Qué hacer ahora 29  Qué hacer ahora 29

.

Qué hacer ahora 29

                                             Estamos en guerra  …

Vamos a intentar hoy un ejercicio difícil:  Qué hacer ahora 29
……….   Entender a los que hablan en serio. Los que hablan en broma, en plan de embuste, a ésos los dejamos con sus embustes. Los mencionaremos muy de refilón. No se merecen más.  

……….   Para que se vea mejor lo que tratamos de definir, haremos una similitud entre el comportamiento de Biólogos y el de Abogados. Los que no son ni una cosa ni otra, pueden hablar con libertad y sin obstáculo de lo que piensan o creen.

……….   Pero un Profesional tratando de su tema específico no es tan libre. Debe enfocar los temas de modo que sus colegas aprueban mayoritariamente su “manera de acercarse” al tema. Eso lo diferencia de todos nosotros. Y debemos saberlo los que no somos profesionales como ellos.

……….   Así, en el tema que nos preocupa a todos, es posible el enfoque libre del que nada tiene que perder por su opinión. Y cabe negar la totalidad de la versión oficial y quedarse uno tan satisfecho de la postura adoptada, tras haber escuchado a muchos entendidos de confianza.

……….   Y sin embargo, ver que otros profesionales, como algún Biólogo, no llega tan lejos, sino que se fijan y se limitan a ir contra aspectos que al lego le pueden parecer secundarios, menos importantes que los por él considerados vitales.

……….   La diferencia puede estar en que el profesional ha de fijarse y hablar de los aspectos que él puede probar, o han sido probados de manera científica según los baremos de su profesión. De lo que se está aún en el terreno de las hipótesis, o las convicciones no probadas de manera académica, el profesional no debe exponer su criterio. Debe esperar.

Aplicado esto a los Abogados:
……….   En el tema que nos ocupa, tal vez explique que las Demandas que se están perfilando lo sean sólo contra las personas que se han significado y han aparecido en público repetidamente, defendiendo algo que ya está probado que es incorrecto.

……….   Como es el caso del titulado Frozen, que fue quien formuló la manera de llevar adelante las pruebas que diagnosticaran esta dolencia. Manera de actuar que, adoptada por los representantes políticos, ha traído consecuencias desfavorables para millones de seres humanos. Cuando esa forma de actuar y de utilizar el hallazgo de un famosos Premio Nóbel, K.M., había sido rechazado por el propio descubridor de la técnica de multiplicación hasta el infinito de pequeñas partículas. 

……….   O del responsable de una conocida Organización de carácter Mundial que se debe enfrentar con la Enfermedad en general. Su actuación pública, apoyando una cosa y al poco la contraria, elogiando a quien no lo merecía y poniendo trabas a que se buscara allá donde estaba la causa del daño fatal producido, lo hacen responsable de muchos aspectos negativos. Y sus apariciones públicas están al alcance de todos.

……….   Y del autor de un modelo desdichado, que, por lo exagerado de los resultados a que se llegaban con él, hizo que muchos dirigentes adoptaran medidas drásticas que nunca antes se habían empleado. Porque  antes se escuchaba a los Médicos a la hora de solucionar problemas imprevistos de Salud. Sustituir a los Profesionales de la Medicina por un constructor de modelos matemáticos, que ya había demostrado sus escasas dotes de cálculo en ocasiones anteriores, fue la causa de un sinfín de calamidades. 

……….   Y así otros casos que omitimos.

……….   Otro tanto puede decirse de los expertos en el campo de la Biología o de la misma Salud. Conociendo que la misma existencia del patógeno no estaba probada, que no se ha aislado, ni purificado, ni secuenciado el supuesto causante de todo el tinglado, era sorprendente ver que Médicos afines no hablaban de esto, sino de que las medidas para controlar la epidemia no eran las adecuadas.

……….   Otros especialistas, en cambio – si bien no Médicos – sí que indicaban esta circunstancia de la ausencia de pruebas que correspondía dar a los que defendían la existencia del patógeno. De nuevo la clave volvía a ser lo que se puede demostrarse de manera segura y lo que no.

……….   Porque la diferencia es si se habla para el público o se habla de cara a un Tribunal. De cara al público se puede actuar con más libertad, exponiendo teorías no probadas de manera científica. Mientras que de cara a un Juez se debe exponer sólo aquello de lo que se tienen pruebas contundentes.

……….   Estas son las “maneras de acercarse” a un tema que hemos indicado antes. Hay diferentes maneras según a qué interlocutor nos dirijamos. Y esto conviene tenerlo en cuenta, para no enjuiciar erróneamente las posiciones de unos y otros.

……….   Otro hecho a no olvidar es que en una investigación los detalles van apareciendo poco a poco. Con mucha más lentitud de la que desearían quienes sufren las consecuencias de un ataque sin poderse defender. El sufrimiento genera impaciencia. Y la impaciencia es mala consejera, si en el campo de la investigación estamos.

Los pasos en una investigación deben darse con seguridad.  Qué hacer ahora 29
……….   Que no haya que dar marcha atrás de afirmaciones hechas anteriormente. Y eso exige ir muy despacio.

……….   Eso puede dar la impresión de que no se hace nada. O de que no se hace lo suficiente. Cuando se está actuando correctamente, pero al ritmo que permiten los hallazgos realizados.

……….   Además, cuando no se conoce el origen de un fenómeno, es posible que éste sea debido a la superposición de varias causas. Pudiendo ser el fenómeno la consecuencia de varias actuando por separado o conjuntamente.

……….   Si un equipo investigador descubre una de las causas y otro equipo otra, cabe que ambos crean haber descubierto el origen único. Cuando ambos están en la buena línea de investigación.

……….   Un fenómeno observado repetidamente: El descubridor se enamora de su hallazgo. Y lo califica de único. Y se opone tenazmente a todo otros descubridor que defienda otro hallazgo diferente. Esto puede ser un obstáculo a la hora de entender el fenómeno.

……….    Por ello, seamos prudentes a la hora de enjuiciar el trabajo de los Profesionales. 

.

.

.