Qué hacer ahora 13

.

.

.

Qué hacer ahora 13  Qué ha

Qué hacer ahora 13

                            Murallas de Pamplona. Lienzo Este.

cer ahora 13

……….   Hoy traigo aquí tres relatos relacionados con el tema de siempre. De siempre desde hace año y un tercio. Todos son de amigos con los que me relaciono por Internet. El primero es de un chavalote de menos de 40. Vive en un municipio colindante con Pamplona que tiene una peculiaridad, no han dejado instalar antenas de telefonía móvil en todo el municipio. En el último momento permitieron la instalación de una en el extremo de la población. De forma que mi amigo estaba a salvo de perturbaciones molestas. Y toda su vida transcurría en la normalidad, porque daba clases telemáticas.

……….   Y en una de estas me dice que está enfermo, que no puede dar sus clases habituales, porque le ha cogido el patógeno. Le dije si hacía alguna actividad especial, si iba a sitios nuevos. Y sí, había empezado a asistir a unas clases que se daban en un polígono industrial cercano a Pamplona. Le advertí que se fijara si había antenas de telefonía cerca de donde recibía las clases, y así era: Un poste enorme con tres antenas tremendas en la cima.

……….   “Bien – le dije – pues ya sabes de dónde vienen tus molestias”. Dolor de cabeza, mal cuerpo y aparato digestivo echado a perder. Le quedaban pocos días del cursillo que estaba haciendo y lo acabó. Terminarlo y  volver su organismo a la normalidad fue todo uno.

……….   El segundo caso es más corto, de un día. Otro amigo me contó una excursión que hizo con su pandilla de amigos a un monte. Era un día soleado e iban subiendo. Y conforme más se acercaban a la cumbre más le dolía la cabeza. Él ya sabía lo de las antenas, pero se sorprendía de que en pleno monte también sufriera los mismos efectos que en la ciudad donde vivía. Hasta que cerca ya de la cima, al doblar un recodo del camino, apareció una antena inmensa, casi en la cima del monte. No lo pensó dos veces, dio media vuelta y se fue a toda prisa camino abajo. “Ni en el monte se puede estar libre de las malditas radiaciones», me dijo que pensó.

……….   Pero el caso más especial es el de un Profesor de Enseñanza Primaria de un país centro americano. Vive en una ciudad pequeña y las clases las tiene en una pequeña población, menor aún, a unos 30 Km. de distancia. Normalmente, acude a dar sus clases en su coche. Pero con la epidemia vigente, da sus clases telemáticas. Así y todo me comentó que había caído enfermo seriamente con el patógeno. “¿Dando las clases telemáticas?” “”, me respondió. Reproduzco la conversación, porque puede dar ideas sobre cómo averiguar lo sucedido a un supuesto caso de patógeno.

……….   Fernando, me infecté con el patógeno.

Necesito saber si vives en una ciudad o en el campo.

Habitantes de tu ciudad.

Si trabajas o no.

Cuánto te mueves por tu ciudad.

Si en tu ciudad hay antenas de telefonía móvil, altas y que se ven de lejos. Cuantos más habitantes tenga tu ciudad, más fácil es que haya antenas.

Dime también los síntomas que tienes para decir que estás contagiado. Doy por hecho que tienes síntomas.

Horribles. Primero inician los dolores de hueso, pecho, espalda y cabeza. Luego las interminables fiebres.

Pierdes el apetito y no duermes. La tos y gripe.

Mi edad es de 42 años, vivo en una ciudad de poco más de 10.000 habitantes.

Sí, hay antenas de telefonía para teléfonos móviles y para teléfonos fijos.

Estoy en proceso de recuperación.

Me alegro enormemente, ya tengo localizada tu ciudad en Google Maps. Dime tu dirección y cerca de qué calle principal está la tuya, para localizar tu domicilio.

Vivo en la calle Tal, número 95.

Tengo que localizar tu lugar de trabajo, si está en tu ciudad o en otra ciudad. Y saber el recorrido que haces cada día de casa al trabajo

Doy mis clases a uno 30 kilómetros de la ciudad donde vivo. Es un pueblecito muy pequeño, con una población que no pasa de 1.500 almas.

Ya he localizado la localidad donde trabajas.

¿Cuándo empezaste a sentirte mal?

¿Hace cuánto?

Y dime si entonces ibas en coche al trabajo o era ya trabajo virtual y no te movías de tu casa.

¿Hay antenas allá, en donde trabajas?

Normalmente voy con carro a diario, pero durante esta pandemia todo es virtual.

Perfecto. Entonces centrémonos en tu ciudad. Recuerda una semana antes de empezar a sentirte con síntomas.

¿Qué sitios visitabas en tu ciudad?

¿Tienes diarrea?

Todo empezó en los primeros del día del mes de Mayo. Fue un Lunes, tres de Mayo. Me dolía el pecho y la espalda.

O sea que llevas un mes y una semana casi. Dices que estás mejor … Responde a esto:

¿Qué sitios visitabas en tu ciudad justo el fin de semana anterior a que cogiste los síntomas?

¿Hiciste alguna excursión especial el víspera de caer enfermo?

¿Tienes diarrea también?

Responde a todo. Estamos tratando de que no recaigas.

No hice excursiones, solamente al trabajo.

Los Viernes voy a pasarlo con los alumnos y ayudarles a hacer la tarea. Muchos no tienen el suficiente  material informático en sus casas.

Todavía tengo sudoración y me tiemblan los pies y quieren darme calambres. Ahora  no salgo de casa.

No tengo diarrea.

Bien, un solo viaje como cada Viernes, al trabajo en tu destino. Pero ese fin de semana, antes de tener los síntomas

¿qué hiciste, adónde fuiste?

¿Estuviste muchas horas en algún sitio que no sueles visitar nunca ese fin de semana, días 1 y 2 de Mayo?

Fui al Hospital del Seguro, para que me hicieran la prueba. Hicimos una cola muy larga, había unas 50 personas y casi todos salíamos positivo.

Muy bien. Dame la dirección del Hospital del Seguro.

¿Cuánto tiempo estuviste esperando en la cola?

Sólo nos dieron paracetamol y otra medicina para la fiebre, el dolor y la inflamación. Nos dijeron de hospitalizarnos. Ninguno quisimos, de allí sales muerto.  

 .

.

.

Qué hacer ahora 13  Qué hacer ahora 13  Qué hacer ahora 13