Un sitio con informaciones útiles

Sócrates 1

Sócrates 1

© Copyright Fernando Conde Torrens, el 23-2-2.002

Sócrates 1

………. Es un Maestro de los que no dejó nada escrito. Lo que nos ha llegado de él ha sido a través de Platón, que era hijo de buena familia, pero que no comprendió plenamente a su Maestro. No obstante, es lo único que tenemos a mano. Platón mezcló sus propias ideas a las enseñanzas de Sócrates, y ello es tanto más evidente cuanto más lejano está el recuerdo del Maestro. Voy a seleccionar pasajes en los que brilla la Sabiduría y que han de proceder de las enseñanzas de Sócrates.

……….Téngase en cuenta que Sócrates murió el año 399 antes de nuestra era. Ved lo claras que estaba todo para los que entonces se interesaban por los temas importantes.

* «Dios no es la causa de todo, sino solamente del bien.» (República, libro 2, 380)

* «Dios es absolutamente simple y veraz, en hechos y en palabras. No cambia por sí mismo de forma, y no engaña a los demás, ni con fantasmas, ni con mensajes, ni con el envío de signos, ni en el estado de vigilia, ni en el de sueño.» (República, libro 2, 382)

* «El humano pleno no considera como algo terrible la muerte de otro humano pleno, camarada suyo. No llorará por él como lo haría quien hubiera sufrido algo terrible. Podemos asegurar también que una persona así se basta a sí misma para ser feliz y que tiene necesidad de los demás mucho menos que el resto de humanos. Por tanto, sentirá la desgracia de perder un hijo, un hermano, riquezas o cualquier otra cosa, menos que cualquier otra persona. Se lamentará menos que el resto y sobrellevará una tal desgracia con la mayor suavidad, cuando algo así le suceda.» (República, libro 2, 387)    

* «Nuestras reglas no son, como podría pensarse, numerosas y complicadas; son todas muy simples, a condición de cumplir una única condición importante, que por otra parte, más que importante es suficiente, que es la educación en la infancia y en la juventud, ya que si nuestros jóvenes son educados correctamente y se convierten en hombres que usan el Logos, comprenderán con facilidad por sí mismos todo lo que nosotros dejamos de lado por el momento, la relación con las mujeres, el matrimonio y la educación de los hijos, cosas  que, según el proverbio, deben ser lo más cercanas posible entre amigos.» (República, libro 4, 423)

* «La expresión «ser dueño de sí mismo» significa que en el ser humano hay dos partes: Una de calidad superior y otra inferior; cuando la de naturaleza superior manda a la inferior, se dice que ese humano es dueño de sí mismo, lo que supone un elogio. Pero cuando, por el hecho de una mala educación o por malas compañías, la parte superior, que es más pequeña, se encuentra dominada por la masa de elementos que componen la inferior, se califica esta dominación como vergonzosa y de un humano semejante se dice que está desalineado y que es esclavo de sí mismo.» (República, libro 4, 423)

* «La Plenitud es algo tal que no dirige los asuntos exteriores al ser humano, sino sus asuntos internos, su ser real y lo que le compete realmente. No permite a ninguna de las parte del alma dedicarse a una tarea extraña, ni a las otras tres partes (las inferiores) entorpecerse mutuamente en sus funciones. Hace para que el humano maneje bien sus asuntos propios, que tome el dominio de sí mismo, ponga orden en él y se gane su propio aprecio.

De ese modo … su interior es absolutamente uno, sereno y armonioso. Y entonces, cuando se ocupa en adquirir riquezas, en cuidar su cuerpo, en ejercer la actividad política o en sus asuntos privados, en todo ello estima y denomina buena y justa la acción que salvaguarda y contribuye a exteriorizar el orden que ha puesto en sí mismo y llama Sabiduría a la ciencia que preside esta acción. Por el contrario, denomina injusta la acción que destruye este orden y es ignorancia la opinión que preside esta última acción.» (República, libro 4, 443)

Sócrates 1  Sócrates 1  Sócrates 1 Sócrates 1 Sócrates 1 Sócrates 1 Sócrates 1 Sócrates 1 Sócrates 1 Sócrates 1

2 comentarios

  1. Margot Rodríguez Gomez

    «Dios no es la causa de todo,sino solamente del bien»…¡Que fácil hubiese sido todo si nos lo hubiesen dicho cuando eramos niños.En vez de eso nos decían que los designios de Dios son inescrutables.Metían en el mismo saco lo bueno y lo malo.Esta última frase es un engaño.Me pasé la infancia enfadada con Dios.
    Iba a cumplir nueve años cuando se murió mi padre y antes de los diez ya me metieron en un internado.Allí aprendí lo que era el amor porque aquellas monjas eran unas «Señoras»que me adoraban y se ocupaban muchísimo de mi.Ellas siempre supieron que estaba enfadada con Dios.
    Mas o menos sobre los treinta años tuve un mal pensamiento y era que si la plebe empezaba a vivir sin el temor de Dios esto sería un caos.Las religiones son un engaño para contener a los dormidos.
    Margot Rodríguez.

    • Javier Torres Elía

      Sí, es cierto. Hubiéramos perdido mucho menos tiempo y energías de haber sabido la Realidad desde que éramos niños. Y Sócrates hacía mucho hincapié en ello, en lo vital que era que se enseñase la Verdad a los niños y jóvenes..Pero ya ves, peor estaban en la Edad Media, en que no se podían tener Talleres de libre asistencia.Y peor hace 50 años, en que apenas había ningún libro que hablase de estos asuntos en nuestro idioma.
      Me ha hecho gracia tu frase. «Me pasé la infancia enfadada con Dios». Y tuviste mucha suerte con encontrarte esa Institución donde te trataron bien, con amor. Mucha suerte.
      No estoy muy seguro de que la religión contenga a nadie, Margot. El mundo que tenemos es el que se ha desarrollado sin conocer la Realidad sutil. Por eso es tan impresentable, en plan general. Por eso pasan las cosas que pasan.
      Tendría que cambiar la enseñanza y la mentalidad de los que mandan para que, con generaciones, el mundo mejorara de manera substancial. Generaciones. Pero lo que importa es como somos nosotros, aisladamente. Porque todos los humanos estamos en la misma carrera y la corremos como sabemos y según cómo somos. Así que en el fondo, todo está bien, como no puede menos de estar …
      Un abrazo, Margot.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.