Qué hacer ahora 7

Qué hacer ahora 7

.

.

.

 

Qué hacer ahora 7  Qué hacer ahora 7

……….   Estábamos en que habían dado 45.000 Defunciones a causa del patógeno en España en 2.020. Dando por buenas las cifras oficiales y aceptando que los 45.000 murieron por el llamado patógeno. En realidad, murieron por los efectos nocivos causados por lo que escupían las antonias.

……….   Pero eso ya lo sabían los promotores del engaño. Y esa cifra, dividida por los 47 millones de españoles que somos, no llega ni al 0´1 por ciento. Para los planes de lo felones eso era un fracaso estrepitoso.

……….   Pero tenían dispuesta una segunda arma, que con toda seguridad iba a dar resultados mucho más esperanzadores, las “inyecciones salvadoras”. “Con ellas, si se hacía bien el trabajo, se iba a  poder reducir la población del planeta entre un 10 y un 15 por ciento (del Puertas y señora)”. Recuerde el lector la cifra. Cifra que aquí entendemos fue dicha a la baja.

……….   Imagínese el lector el efecto si hubiera dicho: “Con las inyecciones podremos reducir la población del planeta en torno a un 50%” …” Porque si es un 10% … podemos pensar que los occidentales quedaremos libres. Pero si el nivel de bajas fuera del 50% … la supervivencia no estaba tan asegurada …

……….   Hace unos pocos días, a primeros de Mayo, oímos en un Telediario que en España se había vacunado ya el 13 % de la “población de riesgo”, mayores de 65 años. No se sabe si seguirán aumentando más los vacunados de esa “población de riesgo”, aunque ya se ha llamado a todos. Y el que no ha ido … seguro, ya no irá.

……….   Pero me llamó la atención que el 13% está exactamente entre el 10 y el 15 por ciento que indicaba ese ser de infeliz memoria. Digamos aquí y ahora que “riesgo”, ninguno. El derivado de tener ese edad y de las “goteras” que uno ha ido recogiendo a lo largo de su vida … Pero eso todos lo sabemos.

……….   La segunda arma puede causar un estropicio mucho mayor. Con seguridad, nadie puede asegurar qué letalidad va a tener. No siquiera – apostaríamos – los Fabricantes. Porque es un experimento genético, una prueba de laboratorio. Sólo que en lugar de emplear macacos, corderos o conejillos de Indias, se emplean humanos, cientos de millones de humanos.

……….   Los efectos secundarios inmediatos eran los únicos de los que uno de los promotores, el portavoz, vocero o bocazas, antes citado, se atrevió a hablar. Y creo recordar que dio la cifra de 700.000.

……….   Eso, en términos estadísticos, aritméticos, matemáticos, es una insignificancia. ¡¡¡No llega al 0´01 por ciento!!! ¿Quién podía asustarse por semejante porcentaje? ¿Qué menos que eso? ¡¡¡Sólo un muerto por cada 10.00 inyectados!!! Al que le toque … mala suerte. La Ciencia hoy en día no da más de sí.

……….   Estos serían los pensamientos del Portavoz.

……….   Pero los temores de los científicos honrados se cifran, no en los efectos adversos inmediatos, sino en los efectos adversos a medio y largo plazo, de los que no hay pruebas con animales. Y eso es lo horroroso. Que se haya empujado a la población del planeta a inyectarse algo que no está en absoluto probado antes con animales, y comprobado holgadamente que no tiene efectos graves.

……….   Ahí está el crimen, aun antes de que se vean las consecuencias reales de lo que han aceptado millones de personas confiadas, crédulas, inocentes, ignorantes de con quién nos las tenemos que ver.

……….   Por tanto, ahora nos tenemos que preparar para un evento adverso mundial, de una magnitud que no sabemos cuál va a ser. Pero debemos esperarnos hechos comprendidos en un abanico de posibilidades. Entre un hecho óptimo y un hecho pésimo.

……….   El hecho óptimo sería que los efectos de la “inyecciones salvadoras” en las que han puesto sus esperanzas los genocidas sean nulos. Que sólo se den efectos adversos inmediatos y no a medio, ni a largo plazo. Eso sería un fallo enorme de las Compañías que las fabricaron. Porque estaban pensadas para algo grande, desde su maquiavélico punto de vista.

……….   Un evento no tan ideal sería que unas pocas personas a nivel mundial tuvieran efectos graves, y aun muerte. Sucesos del mismo calibre que los que se han dado en las dos semanas después de inyectarse. Es algo por lo que aquí firmaríamos ahora mismo.

……….   A partir de aquí, los eventos que nos pueda deparar el futuro han de ser calificados de desastre mundial. Aceptemos que el porcentaje mundial de inoculados sea del 33% al 50%. Y supongamos que una parte importante de ellos tuvieran secuelas graves, con efectos permanentes o fatales. Eso podría significar defunciones por millones a todo lo ancho del mundo. Debemos estar preparados para un escenario así.

……….   El peor escenario sería que todo el mundo que se hubiera vacunado pereciera. La regla puede ser prepararse mentalmente para ésta, la peor opción. De ese modo, cualquier cosa que ocurra nos cogerá dispuestos a aceptarla, sin llevarnos un disgusto que ponga en riesgo nuestra integridad mental y emocional: “Ya lo habíamos previsto, sabíamos que podía suceder. Y finalmente ha sucedido.” No por pensar que algo malo puede llegar a ocurrir se favorece que suceda.

……….   Pero no son éstas dos las únicas armas que pueden utilizar. Hay una tercera, que apenas hemos mencionado en artículos anteriores. El pulso efecto magnífico mundial. Las antonias funcionan por pulsos, pulsaciones, envíos sucesivos. Es lo mismo que una pistola, que dispara tiro a tiro, y una ametralladora, que dispara en ráfagas. Las antonias emiten en ráfagas, en pulsos.

……….   Se ha hablado de que el 9 de Julio de este año va a haber una gran reunión de personas importantes de Empresas importantes en estos momentos. Con el fin de estudiar cómo protegerse para un posible hackeo mundial a las redes de suministros de bienes y servicios. Por ejemplo, los Bancos. Se irá la electricidad y no se podrá sacar dinero del Banco mientras dure el apagón. Tampoco habrá agua, ni electricidad, ni Internet. Aislados como en la Edad de Piedra. Cada cual en su cueva.

Qué hacer ahora 7
              Fuenterrabía-Hondarribia- Portal de entrada

.

.

.

Qué hacer ahora 7  Qué hacer ahora 7  Qué hacer ahora 7  Qué hacer ahora 7  Qué hacer ahora 7  Qué hacer ahora 7  Qué hacer ahora 7  Qué hacer ahora 7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *