Qué hacer ahora 43

.

.

.

……….   Otros indicios observados apoyan la idea de que los Intocables están ya actuando, dando por hecho que sus planes van a funcionar, a pesar de las dificultades que ya asoman.

……….   Por ejemplo el tal Puertas, portavoz hambriento de que le hagan caso, de que le den pantalla, de salir en los medios de comunicación afines, casi todos. De los importantes, todos. Ya hemos comentado en un artículo anterior que se ha convertido en el principal poseedor de tierras de cultivo de los Estados Unidos. El dinero obtenido de la venta de sus acciones de Empresas sin futuro, según ellos, los ha empleado en comprar tierras de cultivo.

Qué hacer ahora 43

……….   ¿Para qué? Para cultivar vegetales. Los animales se les mueren cundo los envenenan un poco …

……….   Pero vayamos al principio. Los vegetales son como el papel, que todo lo que les echan encima lo admiten sin protestar. Y pueden contaminarlos a placer, con producto químicos. Y los vegetales no desfallecen, siguen pareciendo lo que eran antes, sin ponzoña añadida.

……….   Con los animales no pasa eso. Si les meten productos tóxicos, para que pasen a formar parte de su carne, los organismos de los animales reaccionan y agarran unas descomposiciones descomunales y desagradables, imposibles de disimular. Y han decidido que la carne de los animales no es conveniente para el humano.

……….   Que en el futuro no debemos los humanos comer carne sana. Carne contaminada no es posible, porque el animal fallece el primero. Así que, como ellos lo dicen, deberemos pasar de comer carne y pescado a comer “carne artificial”, hecha con los vegetales que ellos cultivarán para nosotros en sus propiedades. Vegetales transgénicos en grado sumo, mayúsculo, absoluto.

……….   Pero, claro, la tierra tiene sus tiempos. No se puede sembrar en cualquier momento, hay que hacerlo de cara al invierno. Y dejar que las nubes rieguen la tierra. Y que crezca la semilla sembrada. Y que surja el tallo, que crezcan las hojas. Que aparezca el fruto y madure con el sol de primavera. Y a principio del verano, segar y recoger la cosecha. El ciclo comienza en otoño y da sus frutos en los primeros días del verano.

……….   De modo que si no se siembra en otoño … se pierde un año. Y hasta el próximo otoño no se puede empezar a sembrar los productos que recogeremos en el verano siguiente.

……….   Pero las cosas se les complican porque este otoño no va a ser un otoño como todos los otoños precedentes. Va a ser un otoño caliente, muy caliente. Van a car enfermos miles y miles de personas, la inmensa mayoría de ellas inyectadas. No se sabe qué reacción va a provocar tal hecho en sus familiares, inyectados o no.

……….   Y está quizás previsto que si la reacción pasa a ser violenta, perjudicial para los “colaboradores”, ocurra un ya anunciado hackeo a instalaciones de producción de bienes y servicios. Es decir, “el gran apagón”. En el que los primeros que deberán cerrar serán los Hospitales.

……….   Con miles de enfermos acudiendo a ellos. Con las comunicaciones interrumpidas; sin luz, sin calefacción en las casas, sin Supermercados – cuyas cajas no funcionarán – sin Bancos donde sacar dinero – porque los cajeros automáticos, ni los ordenadores de los trabajadores funcionarán – sin combustible, porque las gasolineras no lo tendrán … , la situación será un caos absoluto. Y “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Los campos del Puertas y sus congéneres, estarán sembrados y geminando el fruto futuro, que nos está dedicado.

……….   No podían perder un año “doing nothing” … Aunque fuera descubrirse, tenían que arriesgarse a mostrar el as que guardaban dentro de la manga … “Las “ratas” son tan estúpidas … ni se van a dar cuenta. Son incapaces de reaccionar, se merecen lo que les pasa”, piensan en su interior los Intocables.

……….   Otro indicio de que nos acercamos a la tormenta es que en algunos lugares, las autoridades médicas de los Hospitales, los Directores y sus ayudantes, se están viendo obligados a mentir para ocultar la gran cantidad de pacientes en UCI que ya están inyectados. Incluso con ambas diócesis. Y la “punción salvadora” no les ha salvado, sino que los ha sumido en la desgracia. Desgracia que no tenían antes de la “perforación” engañosa.

……….   Y lo que han empezado a hacer es habilitar Salas especiales, para atender a los inyectados con el patógeno dentro, sin meterlos en una UCI formal. En la UCI de siempre meten a los enfermos de enfermedades varias no vacunados, a los que antes de nada les hacen una prueba falsa, la de las narices, que los define como “Contagiados” del patógeno.

……….   De este modo aumentan de manera ficticia el número de “Contagiados”  no vacunados, a los que presentan como los malos, los insolidarios. Y quitan de la circulación a los enfermos reales del patógeno – o lo que sea. Porque tales enfermos son incómodos, no debieran estar allí, estropean la escena idílica que cantaron los gobernantes, cuando afirmaron con aplomo, ensayado previamente, que la única solución era la inyección salvadora …

……….   Mientras, los supuesto Reguladores Oficiales siguen con su aprendida lección de que “no se ha demostrado una relación de causa a efecto entre la inyección y las reacciones adversas”, que se están llevando a miles de personas inyectadas al otro mundo. Escrito con dolor  y con todo el respeto a esas personas, engañadas por quienes debieron velar por ellas. Porque para eso fueron elegidas.

……….   Pero los Directores de algunos Hospitales – por ahora – dan la orden de camuflar, esconder, ocultar, los ingresados por el patógeno, si éstos han sido inyectados previamente. Y los medios de comunicación lo ocultan. Todo sea por la buena fama de:

……….   Los Fabricantes de las punciones.

……….   Las Instituciones mundiales, que defendieron la inyección como única vía de vencer la epidemia.

……….   Los Gobiernos nacionales implicados, que lanzaron la farsa en cada país.

……….   Los Gobiernos Autonómicos y Locales, como ejecutores finales.

……….   Y toda la comparsa de “tontos útiles”, que en diversos niveles favorecen el engaño, porque creen que saldrán ganando si colaboran. 

.

.

.

Qué hacer ahora 43  Qué hacer ahora 43 Qué hacer ahora 43  Qué hacer ahora 43  Qué hacer ahora 43