Qué hacer ahora 4

.

.

.

Un relato, femenino. Qué hacer ahora 4

……….   Esto es algo que nos pasa a la gran mayoría de mujeres que hemos pasado por un embarazo múltiple. El riñón hace presión por el peso de los bebés. Y nos salen en las piernas varices, detrás de las rodillas. No es nada grave y no impide mover las piernas bien. Yo lo consulté por lo feo que hacía, no por molestias, ni dolores.

……….   Desde que me infecté con el patógeno no puedo doblar bien la rodilla. Y duele. Fui a la Farmacia y se lo enseñé al Farmacéutico. Estábamos en verano. Me preguntó, extrañado: “¿Y nunca le ha molestado hasta ahora?” Mis hijas ya tenían 20 años. Y no, nunca me habían molestado.

……….   Yo no lo asociaba al patógeno, porque no sabía nada de que podía ser vascular. Lo asociaba a una enfermedad respiratoria. Me vendió una pomada y que me la diera todos los días en la zona. Por mi cuenta, me compré aspirinas. Con las aspirinas, mejor que con la crema.

……….   Más cosas raras del verano pasado: Me hice una rozadura con el calzado. Y lo típico, antes se me iban esas heriditas en cuestión de días. Tuve que estar más de un mes con las mismas sandalias, para que no me dolieran. Las rozaduras no se iban.

……….   Nos fuimos a la playa después. Y me picaron los mosquitos, como cada año. Sólo que este año los picotazos no se curaban. Y eso que el agua del mar ayuda. Pensé que los mosquitos eran distintos a los de otros años. A mí antes me picaba un mosquito y el picotazo me picaba un día. Pero este verano pasaban semanas y seguía picando. Y no se me iba el picor con esos productos que venden para calmar picores. Las heriditas de los mosquitos se curaron en otoño.

 

Otro relato, masculino.  Qué hacer ahora 4

……….   Tuve problemas con el aparato urinario y tenía frecuentes infecciones de orina, de vejiga. Para combatir la infección, tomaba antibióticos durante 10 días. Algo más adelante estuve seis meses tomando un antibiótico profiláctico, para evitar el riesgo de infección. La consecuencia en todo ese tiempo fue un auténtico desmadre del aparato digestivo, como ya se sabe.

……….   Al fin pude dejar de tomar el antibiótico y cesó el desarreglo del aparato digestivo, la vida volvía a ser normal. En esa normalidad transcurrieron algunos meses. Y de pronto, sin previo aviso, sin habar pasado nada especial, de nuevo el desarreglo del estómago.

……….   Lo achaqué a la alimentación. Y empecé a quitarme cosas superfluas que comía. Lo primero, fuera cafés con leche con un croissant en Cafeterías a media mañana. Seguía la descomposición. No era eso. Empecé a eliminar cosas de la dieta. Lo eliminé casi todo, menos lo fundamental, cosas que no podían ser causantes, todo lo contrario. Y todo seguía igual de mal.

……….   Hasta que un día de esta primavera hicieron tres días seguidos de mal tiempo, con lluvia casi continua y frío. No se podía salir a tomar el sol y dar un paseo cerca de casa. Y sorprendentemente, esos días se me arregló al aparato digestivo. Volvió el buen tiempo. Volví a salir e instantáneamente, desarreglo de nuevo. El desarreglo se generaba por algo que había en el exterior de casa, entre los edificios cercanos.

Teoría ambiental del patógeno veinte menos uno  Qué hacer ahora 4

……….   Me vino a la mente la “Teoría ambiental del patógeno veinte menos uno”. Yo ya había comprobado que mi zona, cerca de mi domicilio, era una zona libre de torres emisoras. Pero ésas eran de las técnicas 2, 3 y 4. Y sabía que desde Abril del pasado año 2.020 estaban implantando la técnica de cinco generales.

……….   Y decidí probar si yendo a otra zona diferente evitaba nuestros contratiempos. Desde hace poco estoy probando con mi cuerpo para explorar, porque no me han llegado aún los medidores de campos que he comprado por la red.

……….   Hay que saber que las torres emiten hondas de continuo. Y que el efecto perjudicial para el organismo es tanto mayor cuanto menor es la distancia entre el foco emisor y el sujeto. Podría decirse que 300 metros puede ser una distancia de cierta seguridad. Aunque eso cada cual habrá de comprobarlo.

Qué hacer ahora 4

Abramos la mente.  Qué hacer ahora 4

……….   Ahora tratemos de enfocar un escenario más amplio. Hablamos sólo de posibilidades. Hipótesis que habrá que confirmar con hechos que las respalden. Es claro que no todos los humanos somos igual de sensibles a las agresiones que da la vida. Eso pudiera deberse a que en el pasado hemos castigado con más fuerza unos un aparato y otros, otro.

……….   Ese aparato (digestivo, urinario,  respiratorio, circulatorio, sistema nervioso …) está debilitado. Y va a conservar esa debilidad durante toda la vida del sujeto. Conforme avanza la vida, más posibilidades tenemos de tener más de un aparato averiado. A partir de los 80, suelen ser más de uno. Y con averías notables.

……….   Ahora a todos los humanos se les somete a una agresión ambiental, a las hondas efecto magníficas. Y se resucitan las averías que cada aparato tenía de antiguo. Pero además, se da la circunstancia de que esas nuevas agresiones permanecen ocultas. Y se echa la culpa de ello a cierto patógeno que nadie ha visto, ni fotografiado, ni secuenciado.

……….   Es decir, que nadie sabe cómo es, porque su partida de nacimiento (su secuenciación), fue elaborada de manera burda y trucada por un titulado – no se le puede llamar científico –  mediante un Informe que está ya en poder de un Tribunal alemán.

……….   Ese origen desconocido por la mayoría de la fuente de las agresiones hace que su curación sea imposible. Y las agresiones diarias a aparatos humanos deteriorados prosiguen de manera continua. Hasta que ese aparato falla de forma estrepitosa y sobreviene una crisis.

……….   El diagnóstico que se dará a esa crisis final todos sabemos cuál será. Es parte del engaño, dar presencia al patógeno y que todos se enteren de que sigue vigente y amenazador. Así el desaliento se extiende aún más. Y nadie conoce las causas reales de qué les hace enfermar. Y no pueden curarse.

.

.

.

Qué hacer ahora 4  Qué hacer ahora 4  Qué hacer ahora 4  Qué hacer ahora 4  Qué hacer ahora 4  Qué hacer ahora 4