La carne que no es carne sin pena ni gloria

.

.

.