Un sitio con informaciones útiles

Un Plan condenado

Un Plan condenado

.

.

.

Un Plan condenado
Por qué debería disolverse la plutocracia del Foro Económico Mundial. Un Plan condenado

ADVERTENCIA

Vamos a advertir al lector que el Autor del artículo ha empleado una trampa que no nos gusta: Ha repetido párrafos enteros. La primera vez coloca el párrafo sin enlaces. A la segunda lo llena de enlaces. Eso hace que tengan un aspecto distinto. Hemos puesto en gris claro los párrafos repetidos sin enlaces. Y empezado por rojo negrita la segunda versión del párrafo, tal vez con enlaces. No obstante, como las descripciones son realistas y profundas, lo hemos mantenido en nuestro colección.

POR JB SHURK

              • No importa cuán nobles sean sus intenciones declaradas, el “Gran Reinicio” es en esencia un programa para alejar el poder político de los ciudadanos individuales y acercarlo a los intereses mayoritarios de una pequeña clase internacional de élites financieras … Para que los ciudadanos recuperen el poder, no sólo deben abrazar los fundamentos del libre mercado una vez más, sino también reavivar la afición por cuestionar las motivaciones de las autoridades políticas.

              • No son solo los reyes, los generales y los papas los que poseen un gran poder. Dondequiera que una persona, grupo o institución sea capaz —a través de la incitación, la coerción o la fuerza bruta— de doblegar el libre albedrío de un individuo, existen estructuras e instrumentos de poder. Una junta escolar local, después de todo, bien puede tener influencias más inmediatas e íntimas sobre la familia de una persona que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y su puerta giratoria de déspotas, que tienden a promulgar resoluciones internacionales que protegen sus propios crímenes.

              • La regulación limitada mantiene bajos los costos de las transacciones de mercado. El respeto por la propiedad privada y la aplicación justa e imparcial de las Leyes comerciales fomentan la inversión de capital. Abstenerse de gravar los frutos del trabajo de un individuo fomenta una fuerza laboral exponencialmente más productiva. Brindar a las poblaciones las herramientas para buscar y obtener conocimientos y habilidades a un costo mínimo promueve no solo una fuerza laboral educada, sino también ciudadanos políticamente competentes.

              • El pequeño número de Corporaciones multinacionales que controlan la mayoría de las fuentes de noticias impresas y de televisión en todo el mundo también controlan las palancas sociológicas capaces de fabricar o cambiar la opinión pública. El poder en cualquier forma: Político, Económico, Cultural, Espiritual… siempre debe ser considerado como un enemigo potencial.

              • “El bienestar del pueblo siempre ha sido la coartada de los tiranos…” — Albert Camus, Resistencia, rebelión y muerte.

              • Los grandes asesinos en masa del siglo XX dan fe de esta verdad. Lenin, Stalin, Hitler, Pol Pot y Mao mataron a decenas de millones. Pero lo hicieron, le aseguraron al mundo, no por su propia gloria, sino por el beneficio de “la gente”.

              • No es ningún secreto que el dinero influye en la política. Sin importar cuán profusamente los políticos afirmen su independencia cívica de los cabilderos y benefactores que llenan sus cofres de campaña.

              • Decenas de miles de Leyes, Normas y Reglamentos hacen que sea casi imposible para cualquier Empresario navegar por los mercados sin cometer infracciones sin darse cuenta. O convertirse en un objetivo futuro de un ejército cada vez mayor de encargados de hacer cumplir los códigos normativos. Los ciudadanos pagan impuestos sobre sus salarios, ingresos, compras, propiedades, inversiones, mejoras, ventas, etc. Y si aún poseen algo de valor en el momento de su fallecimiento final, es probable que algún Agente del Estado se quede con una parte final de su legado. La misma unidad de trabajo es así gravada repetidamente a lo largo de la cinta transportadora de confiscación del Gobierno.

              • Notablemente, los Plutócratas de hoy tienen poco interés en los mercados verdaderamente libres…. El Foro Económico Mundial, por ejemplo, exige que los Gobiernos tomen medidas urgentes para combatir o abordar el «cambio climático», la ciberseguridad, la «desinformación en línea», la inteligencia artificial, la «sobrepoblación», el uso de energía de hidrocarburos, la propiedad agrícola, el suministro de alimentos, la eliminación de la propiedad de vehículos privados y la imposición de protocolos de control ciudadano para defenderse de futuras pandemias. La regulación de las personas y los mercados es ahora de suma importancia para quienes tienen riqueza y poder.

              • Cuando la superélite influye con éxito en los políticos para que promulguen Leyes que beneficien sus intereses financieros personales, una práctica corrupta conocida como “captura regulatoria”, distorsiona la dinámica normal de cualquier mercado libre. Cuando los Gobiernos exigen formas más costosas de Energía «limpia» en el mercado, por ejemplo, las Corporaciones ricas capaces de soportar estos costos adicionales obtienen los beneficios secundarios de engullir la participación de mercado abandonada por competidores más pequeños, que no pueden sobrevivir. Esto es por diseño.

              Esta fusión entre los intereses monetarios y el poder del Gobierno ha creado una especie de fascismo inverso. En lugar de algún líder político carismático en el molde de un Benito Mussolini exigiendo que los titanes de la Industria sigan sus órdenes en beneficio del Estado y en interés del pueblo, una nueva clase de Plutócratas dirige ahora la dirección de las políticas nacionales. Y paga a los políticos, para asegurarse de que la gente cumpla.

              Sin embargo, cuando se permite que la competencia del mercado aumente la riqueza a perpetuidad, no solo aumenta la riqueza de una parte cada vez mayor de la población, sino que también el poder político se distribuye de manera más difusa. Cuando se permite que la “marea creciente” de los mercados libres “levante todos los botes”, ni el Politburó plutócrata ni el comunista tienen tanta influencia. Por esta razón, tanto los comunistas como los plutócratas comparten un objetivo similar: Minimizar la prosperidad de la mayoría de los ciudadanos y maximizar el poder político de una pequeña minoría de funcionarios gubernamentales. Bajo el Comunismo, este tipo de arreglo de poder toma la forma de una Oligarquía, o el gobierno de unos pocos. Bajo la marca de Oligarquía del Foro Económico Mundial, donde los más ricos de Occidente manipulan Gobiernos controlados centralmente, el resultado es manifiestamente plutocrático.

              • Sin embargo, cuando los gigantes corporativos anticipan hábilmente sus propias muertes financieras inminentes a través de la influencia política y la captura regulatoria, engañan a los mercados a expensas del público en general.

              • Para que florezca la libertad individual, las fuerzas en competencia siempre deben contrarrestar el poder concentrado en cualquier forma. Cuando se utiliza el monopolio económico para crear un control plutocrático sobre la política gubernamental, se vuelve imperativo que la sociedad libere todo el potencial de las fuerzas del mercado para destruir el poder y la riqueza prolongados y fomentar una prosperidad más generalizada.

              • Las fuentes de energía baratas y abundantes reducen los costos de entrada para construir un negocio. Los impuestos mínimos que no buscan confiscar la riqueza, ni castigar la innovación exitosa, producen un suministro interminable de talentos y energías creativas. La regulación limitada mantiene bajos los costos de las transacciones de mercado. El respeto por la propiedad privada y la aplicación justa e imparcial de las Leyes comerciales fomentan la inversión de Capital. Abstenerse de gravar los frutos del trabajo de un individuo fomenta una fuerza laboral exponencialmente más productiva. Brindar a las poblaciones las herramientas para buscar y obtener conocimientos y habilidades a un costo mínimo promueve no solo una fuerza laboral educada, sino también ciudadanos políticamente competentes.

              • Las Matemáticas, las Ciencias, la Historia y la Filosofía se han diluido para dejar lugar a la pelusa ideológica que a menudo tiene como objetivo dividir a los estudiantes entre sí. El efecto combinado y natural de todas estas fechorías patrocinadas por el Gobierno ha sido que la movilidad social intergeneracional en los Estados Unidos, una vez impresionantemente sólida, se ha desplomado por completo.

              • ¿Quién se beneficia cuando se niegan a la mayoría de los ciudadanos las bases más básicas para crear prosperidad? Bueno, los que están en el poder se benefician. Porque, al manipular el sistema a su favor e institucionalizar hábitos destructivos, muy pocas personas que podrían desafiar su dominio se elevan lo suficientemente alto como para hacerlo. La Plutocracia gana. La camarilla insular y egoísta de élites ricas que pueblan el Foro Económico Mundial finalmente gana. Sin embargo, la gran mayoría de los ciudadanos occidentales pierden sustancialmente… una y otra vez.

              Un  ensayo anterior  destacó las graves amenazas que plantea el “Gran Reinicio” del Foro Económico Mundial para la libertad individual, la innovación humana y la prosperidad general. Es importante ampliar la discusión de estas amenazas examinando los peligros inherentes a las naciones libres cuando tanta riqueza se concentra en manos de tan pocos.

              No importa cuán nobles sean sus intenciones declaradas, el » Gran Reinicio » es en esencia un programa para alejar el poder político de los ciudadanos individuales y acercarlo a los intereses mayoritarios de una pequeña clase internacional de élites financieras. Este cambio en el equilibrio de poder de la sociedad ha cambiado fundamentalmente la relación entre los ciudadanos occidentales y sus Gobiernos nacionales. Para que los ciudadanos recuperen el poder, no sólo deben abrazar los fundamentos del libre mercado una vez más, sino también reavivar la afición por cuestionar las motivaciones de las autoridades políticas.

              De todas las persuasivas defensas de Lord Acton de la libertad individual como el fin más alto de la civilización humana, una observación sigue siendo la más memorable: “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”. A pesar de lo conocidas que son estas palabras, a menudo se ignora la universalidad de su significado. No son sólo los Reyes, los Generales y los Papas quienes poseen un gran poder. Dondequiera que una persona, grupo o institución sea capaz —a través de la incitación, la coerción o la fuerza bruta— de doblegar el libre albedrío de un individuo, existen estructuras e instrumentos de poder.

              Una Junta Escolar local, después de todo, bien puede tener influencias más inmediatas e íntimas sobre la familia de una persona que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y su puerta giratoria de  déspotas . que tienden a promulgar resoluciones internacionales blindando sus propios crímenes. Un terrateniente rico que ejerce una gran influencia sobre los mercados agrícolas o ganaderos también influye en la fortuna de bolsillo de los agricultores más modestos. El pequeño número de  Corporaciones multinacionales  que controlan la mayoría de las fuentes de noticias impresas y de televisión en todo el mundo también controlan las palancas sociológicas capaces de fabricar o cambiar la opinión pública. El poder en cualquier forma (política, económica, cultural, espiritual) es un desafío permanente a la libertad humana y, de esta manera, siempre debe protegerse como un enemigo potencial.

              También es cierto que quienes tienen poder tienen pocos incentivos para controlar lo que poseen y tienen todos los incentivos para crecer y fortalecer los poderes que ya tienen a su alcance. Raro, de hecho, es el Cincinnatus o Washington que ha ganado un control casi total sobre un estado-nación solo para renunciar voluntariamente a tan tremenda autoridad y regresar con humildad a la vida de un agricultor común. Los ejemplos de autocontrol virtuoso son excepciones históricas a la tendencia innata del poder a volverse aún más codiciado una vez obtenido. Así, también, es poco común encontrar a aquellos en posesión de un poder puro que proclaman despiadadamente o grandilocuentemente su dominio sobre los demás. En cambio, las personas e instituciones con poder prefieren permanecer un poco en la sombra, ejerciendo la autoridad en nombre de ideas, causas o poblaciones más allá de ellos mismos.

              “El bienestar del pueblo”, señaló  sucintamente  Albert Camus , “…siempre ha sido la coartada de los tiranos”. Los grandes asesinos en masa del siglo XX dan fe de esta verdad. Lenin, Stalin, Hitler, Pol Pot y Mao mataron a decenas de millones, pero lo hicieron, aseguraron al mundo, no por su propia gloria sino por el beneficio de “la gente”. Castro y Guevara ejecutaron a decenas de miles de presos políticos mientras afirmaban absurdamente que lo hicieron en nombre de la “libertad”.

               “La mayor parte del mal en este mundo”, se dice que TS Eliot advirtió con frialdad, “lo hacen personas con buenas intenciones”. Entonces, cuando las personas o las instituciones se envuelven en las vestiduras de las “buenas intenciones” y proclaman en voz alta que están trabajando por “los mejores intereses del pueblo”, ese es precisamente el momento en que la libertad individual está más en riesgo.

              Hoy en Occidente nos enfrentamos a una paradoja incómoda. Al mismo tiempo que  los líderes nacionales  defienden vagas nociones de “democracia” contra las amenazas “autoritarias” más allá de sus fronteras, el poder y la influencia continúan fusionándose rápidamente en manos de unos pocos. No es ningún secreto que el dinero influye en la política. Sin importar cuán profusamente los políticos afirmen su independencia cívica de los cabilderos y benefactores que llenan los cofres de guerra de sus campañas. Con Organizaciones como el Foro Económico Mundial  trabajando abiertamente para dirigir los programas legislativos y las acciones ejecutivas de los Estados nacionales en todo el mundo, sin embargo, los patrocinadores adinerados de las Sociedades económicas de élite se han vuelto cada vez más vociferantes sobre sus ambiciones de rehacer el mundo de acuerdo con sus propios diseños de «Gran Reinicio». Mientras flexionan sus músculos políticos dentro de los  asuntos internos  de Estados nacionales discretos para que los ciudadanos comunes los vean.


Klaus Schwab, el Fundador y Presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, apareció con David Gergen en 2017 en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de Harvard y  alardeó abiertamente  de su influencia sobre muchos líderes nacionales:

              Tengo que decir que cuando menciono nombres como la Sra. Merkel, incluso Vladimir Putin, etc., todos han sido Jóvenes Líderes Globales del Foro Económico Mundial, pero de lo que estamos realmente orgullosos ahora es de la generación joven como el Primer Ministro Trudeau. , el presidente de Argentina y así sucesivamente. Entonces penetramos en los gabinetes. Así que ayer estuve en una recepción para el Primer Ministro Trudeau, y sé que la mitad de su gabinete o incluso más son Jóvenes Líderes Globales del Foro Económico Mundial…. Es cierto en Argentina y es cierto en Francia ahora…”.

              Cuando el Presidente de un Organismo económico internacional  se jacta públicamente  de su influencia sobre los líderes de los Estados nacionales soberanos, difícilmente puede confundirse con la defensa de los méritos de la “Democracia”.

              Es una exhibición un tanto ridícula del control del Foro Económico Mundial sobre las naciones individuales. Y se ha vuelto inquietantemente común en los últimos dos años escuchar a los líderes del Reino Unido, Francia, Alemania, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos repitiendo como loros  el mismo eslogan “Build Back Better” propagado por el Club económico de Klaus Schwab. Con la riqueza y el poder político estrechamente ligados a tales camarillas del haut monde , las prerrogativas insulares del WEF han logrado dominar las políticas gubernamentales en todo Occidente.

              Tanto en su manejo inmediato de la  pandemia de COVID-19  como en su  respuesta planificada  a las duras repercusiones económicas que se derivan de los bloqueos prolongados, los Estados nación occidentales han tomado muchas de sus señales directamente de los Edictos de política del Foro Económico Mundial. Cualquiera que sea el vestigio de “Democracia” que todavía arroja una sombra sobre América del Norte, Europa y el Pacífico Sur, se ha vuelto inequívoco que la Plutocracia —gobierno de una élite adinerada— está asumiendo rápidamente el control total sobre el futuro de Occidente.

              En particular, los Plutócratas de hoy tienen poco interés en los mercados verdaderamente libres. A diferencia de JD Rockefeller, Andrew Carnegie, JP Morgan y otros industriales y magnates de los negocios de fines del siglo XIX, que hicieron sus fortunas en el apogeo del crecimiento económico, antes de la expansión masiva del Estado regulador, aquellos con gran riqueza hoy en día a menudo abogan por la intervención del Gobierno en mercados. El Foro Económico Mundial, por ejemplo, exige que los Gobiernos tomen medidas urgentes para combatir o abordar  el cambio climático ,  la ciberseguridad , la  desinformación en línea ,  la inteligencia artificial ,  la superpoblación , el uso de  energía de hidrocarburos ,  la propiedad agrícola ,  el suministro de alimentos ., la eliminación de  la propiedad del vehículo privado y la imposición de  protocolos de control ciudadano  para defenderse de futuras pandemias. La regulación de las personas y los mercados es ahora de suma importancia para quienes tienen riqueza y poder.

              Por su naturaleza, las regulaciones (que son indistinguibles de los impuestos en este efecto) encarecen el costo de hacer negocios y benefician a los Goliat monopolistas acaudalados a expensas de cualquier advenedizo David, que amenace sus posiciones en el mercado. Cuando la súper élite influye con éxito en los políticos para que promulguen Leyes que beneficien sus intereses financieros personales, una práctica corrupta, conocida como «captura regulatoria», distorsiona la dinámica normal de cualquier mercado libre. Cuando los Gobiernos exigen formas más costosas de energía «limpia» en el mercado, por ejemplo, las Corporaciones ricas capaces de soportar estos costos adicionales obtienen los beneficios secundarios de engullir la participación de mercado abandonada por competidores más pequeños, que no pueden sobrevivir. Esto es por diseño.

              Al utilizar la Ley y la Regulación como espada y escudo para evitar que los competidores potenciales entren en el mercado mientras expanden el poder del monopolio, los Plutócratas usan el patrocinio político y los objetivos políticos de moda, que disfrazan el interés propio para mantener su propia riqueza y control. El cambio climático, la salud pública, los suministros de alimentos sostenibles: el problema de la política pública nunca es más que un caballo de acecho conveniente para que los más ricos de Occidente lo usen cínicamente en un esfuerzo por mantener el control económico.

              Esta fusión entre los intereses monetarios y el poder del Gobierno ha creado una especie de «fascismo inverso». En lugar de algún líder político carismático en el molde de un Benito Mussolini exigiendo que los titanes de la industria sigan sus órdenes en beneficio del Estado y en interés del pueblo, una nueva clase de plutócratas dirige ahora la dirección de las políticas nacionales y paga los políticos para asegurarse de que la gente cumpla.

              En particular, los plutócratas de hoy adoptan una posición casi idéntica a la de los comunistas tradicionales al afirmar que el «pastel económico» es tan grande y, por lo tanto, solo puede dividirse entre una población creciente en porciones cada vez más pequeñas, pero nunca aumentarse. Cuando la riqueza económica se considera finita, es necesario impedir que otros adquieran prosperidad personal para mantener el  statu quo del poder político . Sin embargo, cuando se permite que la competencia del mercado aumente la riqueza a perpetuidad, no solo una parte creciente de la población aumenta su riqueza, sino que también el poder político se distribuye de manera más difusa.

              Cuando se permite que la “marea creciente” de los mercados libres “levante todos los botes”, ni el Politburó plutócrata ni el comunista tienen tanta influencia. Por esta razón, tanto los comunistas como los plutócratas comparten un objetivo similar:  minimizar la prosperidad  de la mayoría de los ciudadanos y maximizar el poder político de una pequeña minoría de funcionarios gubernamentales. Bajo el Comunismo, este tipo de arreglo de poder toma la forma de una oligarquía, o el gobierno de unos pocos. Bajo la marca de Oligarquía del Foro Económico Mundial, donde los más ricos de Occidente manipulan Gobiernos controlados centralmente, el resultado es manifiestamente  plutocrático .

              Para los Plutócratas, los mercados libres reales son una amenaza a su control habitual sobre el poder político. Cuando existen mercados reales, la innovación humana sin fin cambia regularmente la posición de mercado de cualquier empresa. El líder de la industria de ayer puede quebrar rápidamente si el inventor advenedizo de hoy diseña un producto competidor mejor o más barato. La destrucción creativa está en el corazón del crecimiento del libre mercado. Cuando la innovación de productos se entiende como la principal variable individual para generar el éxito económico a largo plazo, es fácil comprender lo difícil que es mantenerse a la vanguardia del mercado durante un período de tiempo prolongado. Rara es la Empresa que logra innovar con tanta eficacia año tras año que sobrevive durante décadas o más.

              Esta es, por supuesto, la razón por la que se invierte tanto capital en investigación y desarrollo en la búsqueda constante del «próximo gran avance». También es la razón por la cual las Corporaciones y los Inversionistas privados diversifican sus participaciones, para poder seguir beneficiándose financieramente, incluso cuando la innovación exitosa ocurre lejos de sus dominios. Sin embargo, cuando los gigantes corporativos anticipan hábilmente sus propias muertes financieras inminentes a través de la influencia política y la captura regulatoria, engañan a los mercados a expensas del público en general. Cuando este camino alternativo, aunque corrupto, hacia la riqueza permanente se convierte en el modelo para el «éxito» económico, la innovación creativa pasa a un segundo plano permanente frente a la influencia política en bruto. El “poder absoluto”, en otras palabras, todavía “corrompe absolutamente”.

              Para que florezca la libertad individual, las fuerzas en competencia siempre deben contrarrestar el poder concentrado en cualquier forma. Cuando se utiliza el monopolio económico para crear un control plutocrático sobre la política gubernamental, se vuelve imperativo que la sociedad libere todo el potencial de las fuerzas del mercado para destruir el poder y la riqueza prolongados y fomentar una prosperidad más generalizada.

              Los pasos para lograr tal resultado no son diferentes hoy de lo que eran cuando Adam Smith publicó por primera vez  La riqueza de las naciones. en 1.776. Las fuentes de energía baratas y abundantes reducen los costos de entrada para construir un negocio. Los impuestos mínimos que no buscan confiscar la riqueza, ni castigar la innovación exitosa, producen un suministro interminable de talentos y energías creativas. La regulación limitada mantiene bajos los costos de las transacciones de mercado. El respeto por la propiedad privada y la aplicación justa e imparcial de las Leyes comerciales fomentan la inversión de capital. Abstenerse de gravar los frutos del trabajo de un individuo fomenta una fuerza laboral exponencialmente más productiva. Brindar a las poblaciones las herramientas para buscar y obtener conocimientos y habilidades a un costo mínimo promueve no solo una fuerza laboral educada sino también ciudadanos políticamente competentes.

              No parece coincidencia, entonces, que cada una de estas prescripciones políticas esté hoy bloqueada o subvertida. El intervencionismo político ha precipitado una  crisis energética occidental . Cuando hizo campaña para la presidencia de los EE. UU. en 2.008, Barack Obama  insistió  en que aumentaría los impuestos, incluso si hacerlo finalmente redujera los ingresos públicos totales, porque seguir esa política era solo “ justo ”.

              Los Organismos Reguladores y las Autoridades fiscales reclaman jurisdicción sobre todos los elementos de la Industria, la Producción y la Distribución de productos. Decenas de miles  de Leyes, Normas y Reglamentos hacen que sea casi imposible para cualquier empresario navegar por los mercados sin cometer infracciones sin darse cuenta o convertirse en un objetivo futuro de un ejército cada vez mayor de  encargados de hacer cumplir los códigos normativos . Los ciudadanos pagan impuestos sobre sus salarios, ingresos, compras, propiedades, inversiones, mejoras, ventas, etc., y si aún poseen algo de valor en el momento de su fallecimiento final, es probable que algún agente del Estado se quede con una parte final de su  legado . haciendas _ La misma unidad de trabajo es así gravada repetidamente a lo largo de la cinta transportadora de confiscación del gobierno.

              Por último, en una era de corrección política desenfrenada y cultura cancelada “despertada”, el adoctrinamiento y el dogma político han suplantado a la educación básica. Las Matemáticas, las Ciencias, la Historia y la Filosofía se han  diluido  para dar cabida a la  pelusa ideológica  que a menudo pretende  dividir a los estudiantes  entre sí. El efecto combinado y natural de todas estas fechorías patrocinadas por el Gobierno ha sido que  la movilidad social intergeneracional  en los Estados Unidos, una vez impresionantemente sólida, se ha  desplomado por completo .

              ¿Quién se beneficia cuando se niegan a la mayoría de los ciudadanos las bases más básicas para crear prosperidad? Bueno, los que están en el poder se benefician. Porque, al manipular el sistema a su favor e institucionalizar hábitos destructivos, muy pocas personas que podrían desafiar su dominio se elevan lo suficientemente alto como para hacerlo. La Plutocracia gana. La camarilla insular y egoísta de élites ricas que pueblan el Foro Económico Mundial finalmente gana. Sin embargo, la gran mayoría de los ciudadanos occidentales pierden sustancialmente… una y otra vez.

Artículo cruzado de Gatestone Institute.

.

Comentario de esta Casa.

.

              En el artículo se aportan ideas interesantes y una descripción objetiva y detallada de la labor nefasta del Foro Económico Mundial. De sus objetivos, de sus medios y de sus errores. Aunque no apunta el que nos parece fundamental, que el Plan que han diseñado es irrealizable, absurdo, utópico, un engendro. Propio de personas poco habituadas a responsabilidades empresariales, a dirigir negocios que tienen que partir de la base y crecer con el esfuerzo de su creador. 

              Más bien parecen ser creaciones intelectuales de personas que ya nacieron con la vida resuelta – fruto del trabajo y esfuerzo de sus antecesores – que los dejaron dueños de bienes inmensos. Seres que no han tenido que esforzarse por motivar a sus colaboradores, que ahorrar, que meter horas extras, que trabajar en días de asueto y esforzarse personalmente en engrandecer el negocio que han iniciado, en el que tanto esfuerzo llevan metido.

              Son los suyos planes teóricos. Alguien los ha calificado de audaces. Es mucha condescendencia para con los fulanos. No son audaces, son temerarios e irrealizables. Por no decir infantiles y absurdos, desde su primera concepción. Llevan su nula factibilidad en la propia esencia, en sus primeros gametos. Y lo grave es que no se han dado cuenta de ello. Entre los cientos de folios en que se ha convertido el Plan original, son incapaces de hacer una síntesis y darse cuenta de lo fundamental. En la idea de despoblar el planeta y quedarse sólo los Elegidos está el germen de irrealidad del Plan.

              Ninguna Empresa sobrevive si pierde el 50% de sus Clientes, Pacientes, Trabajadores o Proveedores. Y las acciones de tales Empresas se desploman y carecen de valor. Y sus propietarios se arruinan. Nadie que valore sus activos puede apoyar un Plan destinado a arruinar al Inversor que apueste por dicho Plan. Eso es una garantía de fracaso del Plan. Los dueños de Grandes Empresas ya se han dado cuenta y fingen apoyarlo. Pero sólo en la parte que les conviene: En hacerse con las fuertes inversiones que otros harán en sus productos. Cuando se acaben esos ingresos, los Promotores se percatarán de que no tienen tales apoyos.

              Tampoco los BRICS, que aglutinan al 40 % de la población y del PIB mundiales, parece que estén por la labor de despoblar sus países. Hay que estar loco para proponerse tal objetivo. Y no sentir – en esa locura total – ninguna responsabilidad sobre el futuro de sus propios conciudadanos. Esa postura demencial sólo es propia de «hijos de papá». Personas que en su vida han hecho nada efectivo, ni útil. Sólo tener caprichos y verlos siempre satisfechos. Y esta vez piensan que será igual. Y no son conscientes de que van a perderlo todo en el intento.

              Algo parecido le sucedió a una rico comerciante romano. Creo recordar que fue a la muerte que de Nerón. Pagó generosamente a la Guardia Pretoriana para que le nombraran Emperador. La Guardia Pretoriana lo elevó a la púrpura. Y cobró la gratificación acostumbrada al ascenso de un nuevo Emperador. Y disfrutó del cargo por tres meses. Pero un general de las Legiones puso las suyas camino de Roma para proclamarse Emperador. Cuando la Guardia Pretoriana – muy inferior en número a varias Legiones – vio a éstas a las puertas de Roma, tomaron al Augusto mercader y lo condujeron a la cárcel Tuliana, para decapitarlo. El pobre hombre gritaba: «¡Pero, ¿qué mal os he hecho yo? ¿No os di el dinero prometido?!» No se daba cuenta de que si se aspira a dirigir el mundo, la vida del aspirante forma parte de la apuesta …

.

Un Plan condenado  Un Plan condenado  Un Plan condenado  Un Plan condenado  Un Plan condenado Un Plan condenado  Un Plan condenado  Un Plan condenado  Un Plan condenado Un Plan condenado Un Plan condenado Un Plan condenado Un Plan condenado

Un Plan condenado Un Plan condenado  Un Plan condenado  Un Plan condenado

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.