Qué hacer ahora 50

.

.

.

……….   Habíamos dicho que estamos ante un golpe de Estado. Golpe de Estado llevado a cabo simultáneamente en todos los países del globo, unos 200.

……….   Pero si la situación fuera esa, todavía estaríamos bien. Porque tradicionalmente, los que provocan un golpe de Estado, lo único que pretenden es sustituir al equipo en el Gobierno. Nombrarse ellos mismos “Gobierno de facto”. Se arrogan los privilegios del poder, dictan Leyes, las ejecutan ellos mismos, porque ya no hay separación de poderes. Todo surge de la misma camarilla, los golpistas.

……….   Mas los golpistas continúan gobernando en la misma línea que anteriormente, favoreciendo a los suyos, a sus amigos y familiares. Y a sí mismos. Podría decirse que “son los mismos perros con distintos collares.”

Qué hacer ahora 50

……….   Pero dejan a la población al margen, como estaba, soportando los impuestos y sin ninguna capacidad de decisión, que vivan su vida. No se  han propuestos liquidar a la población, exterminarla, erradicarla del planeta. Consideran a la población de manera neutra, despectiva, con mirada de superioridad, pero no están en su contra, no la miran aviesamente, no la odian intensamente.

……….   El caso actual es que ese golpe de Estado se ha dado precisamente para acabar con la población, para exterminarla en su gran mayoría, para librarse de ella.

……….   ¿Por qué? Desengáñate, amigo lector: Porque son una peste. Son un cáncer. Y la peste hay que erradicarla. El cáncer hay que extirparlo. Cuanto antes. Sin piedad, sin dolor.

……….   Todo lo contrario, con alegría, con satisfacción de la buena obra cumplida. Es un deber, una obligación, limpiar lo sucio, cortar lo podrido, sacarlo de nuestro cuerpo. ¡Fuera” ¡Y cuanto antes! ¡Hacerlo YA!

……….   Esa es la mentalidad a la que hacemos frente. Puede sonar duro. Puede parecer increíble, inhumano, imposible. Ojalá fuera todo eso. Ojalá fuera increíble, imposible. Ojalá no fuera así la realidad. Desgraciadamente, es muy real, completamente real.

……….   Lo hemos ido exponiendo y demostrando en los artículos y vídeos anteriores. Abajo están los enlaces a las plataformas donde se han expuesto, donde todavía nos permiten divulgarlos.

……….   Y se verá con claridad cuando los medios puestos en marcha por los genocidas vayan dando sus frutos. Cuando los Contagiados y Fallecidos en las temporadas frías que llegarán sean en su inmensa mayoría personas inyectadas, supuestamente libres de todo peligro grave gracias a la inyección aceptada.

……….   Entonces resultará evidente que la inoculación fue un engaño, un engaño mortal. Una forma de exterminio. Un arma letal. Se están empleando lo que se definió cuando, allá por 1.991, un país oriental estaba de moda, Irak. Se han diseñado y se están empleando artefactos de eliminación generalizada, para no pronunciar palabras que empiezan por “a”, “d” y “m”.

……….   Combinadas ambas cosas, las inyecciones letales y las ondas antipersonas, el efecto se multiplica y causa trastornos graves en el organismo humano. Y ello no se podrá ocultar indefinidamente.

……….   Por mucha propaganda que se haga por los medios oficiales y en otros, comprados con subvenciones sacadas de los Presupuestos Generales del Estado.

……….   Por mucha censura que se haya implantado en las redes sociales que se han pasado a los enemigos de la Humanidad.

……….   Por muchas réplicas débiles y deslucidas de los “fact checkers”, cómplices activos.

……….   Y quienes promocionaron e impulsaron todo ello no tendrán dónde esconderse, porque todos los vimos por televisión a todas horas, todos los días de la semana, todas las semanas del año.

……….   La segunda arma letal, las ondas efecto magníficas sembradas en lo últimos meses por todas las ciudades del mundo, a poco importantes que sean. Lo que venimos llamando dos más tres generales. No son un adelanto técnico, no son algo imprescindible para el progreso.

……….   Raramente un Gobierno mira por el bien de la población. Miran por el bien de sus amigos, de sus iguales, de sus colegas. Pero hasta ahora no se había dado la circunstancia de que el objetivo prioritario, fundamental, primordial, de un gobierno, de todos los gobiernos del mundo, fuera eliminar a la mayor parte de la población.

……….   Es claro que han de ocultar ese objetivo. Que si se desvelara, podría correr peligro de resultar comprometido, no alcanzado. Por eso lo ocultan. Por eso lo han disfrazado de crisis sanitaria, porque nadie puede llevar ante los Tribunales a un microbio, a un bacilo, a un virus, a un “exosoma”.

……….   Por eso ocultan los medios de que se valen para causar la mortandad que han generado. Que tampoco es demasiada, porque son muy torpes actuando. Porque sus cómplices son la peor clase de técnicos que pueda haber. Y los medios que ponen a punto “deprisa, corriendo y de mala manera”, no consiguen los objetivos letales marcados por una superioridad enfebrecida, enloquecida, genocida, trastornada, psicópata, demente.

……….   Su complejo de superioridad, generado por sus riquezas, mantenido durante generaciones, y avivado por una educación malsana, que he exacerbado esas ideas hasta límites de una locura colectiva de un grupo reducido, ha degenerado en un objetivo irreal. Un objetivo que se viene procurando activamente en los últimos 25 años y que viene fracasando reiteradamente en todo ese tiempo. Y que fracasará también esta vez.

……….   Fracasará, porque la eliminación del 93% de la población del planeta, que ciframos en 7.500 millones de habitantes, es una meta demasiado ambiciosa para un reducido grupo de personajes, por mucho dinero que tengan.

……….   Porque la Humanidad no va a permanecer silenciosa y sumisa cuando comprenda el objetivo real que persiguen sus gobernantes. Porque se puede engañar a una gran parte de la Humanidad durante algún tiempo. Pero no se puede engañar a la totalidad de la Humanidad durante todo el tiempo.

……….   Porque su reacción será indescriptible, plenamente adecuada al inhumano destino que le estaba reservado por unos pocos. Y por tanto, imparable.

……….   Y sólo se puede pensar en un viejo dicho romano, que hace referencia a situaciones como la que estamos pasando: “¡Vae victis!”. Significa: “¡Ay de los vencidos!” Los cómplices deben prepararse para el destino a que se han hecho acreedores. Que cuando se ha roto el Estado de Derecho, roto está para todos.

.

.

.

Qué hacer ahora 50  Qué hacer ahora 50  Qué hacer ahora 50  Qué hacer ahora 50