Qué hacer ahora 34

.

.

.

 

Qué hacer ahora 34  Qué hacer ahora 34

.

Qué hacer ahora 34 

……….   Continuación de Qué hacer ahora 32.

……….   Decíamos que no tienen ninguna autoridad para hacer lo que hacen. Se han autonombrado, todos los que hacen  cabeza. Sólo tienen mucho dinero. Y han comprado a miles de corruptos. Pero periodistas de investigación han ahondado en sus actividades. Y sólo se dedican a destruir nuestra civilización occidental. A socavar, a enfrentar a unos con otros.

……….   Algunos de sus Portavoces gustan de salir en televisión. Y declaran de manera directa cuáles son sus objetivos. Eso sí, suavizando sus palabras y sus planes, para que resulten menos agresivos. Pero no pueden evitar que se sepan.

……….   Por ejemplo el otro, con su famosa frase: “Ellos creen que tienen elección. ¡¡¡Pero no tienen elección!!! La Normalidad sólo volverá cuando nosotros hayamos vacunado enteramente a la totalidad de la población del planeta.”

……….   Se está refiriendo a la Humanidad. ¡Y se cree con derecho a decidir, e imponer lo que toda la Humanidad tiene que hacer, le guste o no! No hay palabras para calificar una actitud así. Realmente, es una postura de locos. Pero gran parte del planeta acepta afirmaciones así como normales, sin reaccionar, divulgándolas como si tal cosa. Como si tal cosa fuera normal.

……….   Estamos viendo y viviendo las primeras fases del mundo distópico y absurdo que planean para todos. El mundo de hoy empieza a parecerse a la Germania de 1.933. Lo malo de nuestro caso es que no es una nación la que sigue esas consignas. ¡Las sigue el mundo entero! O casi.

……….   Si el Plan que hay en marcha triunfara, ¿qué previsiones podemos hacer? ¿Seguirás las cosas como están ahora? Desgraciadamente, podemos asegurar que no. Que las condiciones actuales empeorarían fuertemente. Están empeorando a ojos vista, por semanas.

……….   Las restricciones que ahora sufrimos se multiplicarían por cien. Serían cien veces más fuertes. Hasta convertirse en algo que hoy nos puede parecer insoportable. Pero que, llegado el momento, no habrá forma de evitar. Y por tanto se convertirán en rutinarias, en habituales e insoslayables.

……….   No se trata de que unos militares hayan dado un golpe de Estado y hayan tomado el mando. Si así fuera, al menos en el país en que tal golpe de Estado ocurriera estarían los Tribunales para poder dictaminar más adelante el pago que esa acción vaya a tener.  Pero ni siquiera se han arriesgado a dar un clásico golpe de Estado y a imponer su autoridad militar. Y es que no son militares. Ni siquiera han hecho una carrera que les capacite para mandar.

……….   Y en tal caso, ¿cómo han logrado hacerse con la voluntad del planeta? Mediante sobornos, comprando a todo el que se ha dejado comprar. Y todos sabemos que a las altas instancias suben los peores humanos de todos. Los que sólo buscan medrar, al precio que sea, dando a cambio lo que haga falta.

……….   Y esas personas no tienen Ética, ni Moral, ni vergüenza. Les da igual la opinión que formen de ellos sus compañeros, sus iguales, sus subordinados, quienes no sean sus Jefes. Sólo les importa la opinión de sus Superiores. Y hacen todo lo que ellos digan, para seguir manteniéndose en el puesto al que han logrado subir.

……….   Porque con el mucho dinero – inmensas cantidades de dinero – que manejan han ocupado terrenos que nunca debieron haber accedido a sus propuestas. Pero para eso se necesitaban personas honradas, íntegras.

……….   Y es también conocido que en los primeros puestos de Universidades, Facultades de Medicina, Colegios oficiales, Centros de investigación e Instituciones de diversos campos siempre hay personas ambiciosas que saben «adaptarse» a los deseos del que paga bien. Para eso están ahí … No todos, pero ha sido los suficientes.

……….   Han contratado a profesionales sin demasiados escrúpulos, que sólo miran a corto plazo. Que no se preocupan de las consecuencias que puedan tener para los demás los trabajos que se les encargan. Que sólo miran por ellos mismos y los demás les da exactamente igual, como si no fueran seres humanos.

……….   Esa forma de pensar, esa forma de ser, es bastante común. Siempre lo ha sido. Porque nuestra sociedad carece de una Ética compartida por la mayoría. Y han ganado mucho terreno en la consecución de sus fines.

……….   Fines que no se exponen con claridad, porque la rebelión de las masas comenzaría en cuanto la Humanidad se diera cuenta de lo que preparan a sus espaldas. Eso les obliga a disimular, a mentir, a vestir de seda y oropeles la podredumbre de sus intenciones.

……….   Por eso lo que tenemos encima es la pugna entre los criminales y los honrados. Aparentemente, pueden parecer que van ganado los criminales, pero hay varias debilidades en ese bando. Parece ser que no controlan los efectos de las inyecciones. Y éstos pueden ser más graves que lo conveniente, o menos graves.

……….   Si fueran más graves y en Otoño empezaran a caer personas inyectadas de manera fortísima, podría darse una rebelión de los inyectados, horrorizados del tremendo error que han cometido y exigiendo antídotos a los Fabricantes. Antídoto que éstos no tienen. Sus preparados son sólo de ida, no de ida y vuelta.

……….   Si fueran menos graves y apenas hubiera incidencias letales en Otoño-Invierno, el arma segunda habría fallado y el apagón se daría sin el factor de terror que supondrían las muertes abundantes de vacunados en un planeta a oscuras. Y con Hospitales cerrados.

……….   Por otra parte, se están dando más y más dimisiones de miembros destacados de los Gobiernos. El de Inglaterra parece estarse saliendo de la senda ordenada. Con Rusia y China no pueden contar ya. En el de España el Líder se ha quedado solo. Falta por ver cómo se enfoca la siguiente «fuga de cerebros». Nada que esperar en la situación actual de la población, que no se arranca la mascarilla ni con permiso para hacerlo.

……….   Los últimos indicios sitúan el apagón para Navidades. Quedarían cinco meses. Tal vez sea demasiado tarde para los criminales. Adelantarlo lo debilitaría, sin frío y sin inyectados muriéndose a diario a oscuras. Serán cinco meses decisivos.  

.

.

.

Qué hacer ahora 34  Qué hacer ahora 34  Qué hacer ahora 34  Qué hacer ahora 34 Qué hacer ahora 34

Qué hacer ahora 34 Qué hacer ahora 34 Qué hacer ahora 34 Qué hacer ahora 34 Qué hacer ahora 34