Las armas del genocidio 2

.

.

.

……….   Llegamos a la segunda mitad de 2.012. Y en Julio-Agosto entraron en acción en España los «test de las narices». Eran obra del infame Drosten, pero al principio no lo sabíamos. Fue en Julio de 2.020 cuando un servido se dio cuenta de que nos estaban engañando. Hasta ese momento me tragué la versión oficial. Veía incongruencias, pero eran de tono menor. 

 

Las armas del genocidio 2

     Inventor del patógeno invisible y del test de las narices.

.

……….   Por ejemplo, el equipo del señor Simón – me niego a llamarle Doctor, porque no ha hecho honor al título adquirido, ha hecho de payaso – daba pena. Lo formaban un atajo de indocumentados. No tenían ni idea de Matemáticas, ni de Estadística, ni de Ciencias. Debían ser todos o iletrados, o Filósofos.

……….   No tenían ni idea de cómo se representa gráficamente un fenómeno debido al azar (debe dar una campana de Gauss). Daban cada día los valores de una variable – de las  tres que manejaban – y con eso pintaban el panorama que deseaban. Hablaban de alcanzar «el pico», cuando hasta un estudiante de Ciencias de 16 años sabe que eso se llama «Máximo», no «pico». Daba vergüenza ajena verle al Simón parir todos los días las mismas «sinfundamentadas».   

……….   Pero a finales de Julio empezaron a crecer los «Contagios». Según el modelo de lo sucedido en Marzo, once días más tarde debían empezar a crecer – en similar proporción – las «Defunciones». Pero pasaron tres semanas

¡¡¡y no había Defunciones»!!!

……….   «Contagiados» sí, pero fallecidos … ni uno.

……….   Y entonces uno se entera de que ahora los Hospitalizados – que en Marzo se llamaban Contagiados» – no los decide un Médico, sino que «Contagiados» son los que han dado positivo en el «test de las narices», que antes no había y ahora empieza a haber. Y como los hay los usan, para eso son. Y aventan por los medios la cifra de «Contagiados», que así llaman a los test que dan positivo. 

……….   Solucionaron la ausencia de difuntos, catalogando como patógeno, y por tanto «Contagiado», a todos los que morían de muerte natural. Ya tenían los necesarios difuntos «Contagiados». Pero alguien se fue de la lengua y todos nos enteramos de cómo estaban haciendo para tapar la ausencia de Defunciones. Que en Marzo se dieron, pero en Agosto no. Eran tramposos, amén de trafulcas y asesinos.

……….   Uno se entera del origen de esos test y aparece el Drosten de las narices. Él los ha inventado, como ha inventado el patógeno origen de todo … Hummmm Algo huele a podrido. Y si se buscan las opiniones de celebridades científicas sobre ese test, se sabe que no tiene ni pies, ni cabeza, que es un fiasco integral.

……….   Y el patógeno es otro fiasco integral, obra del mismo Drosten. Y si aquí empiezan a hacer test a mansalva, salen «positivos» a mansalva. Y los llaman «Contagiados». Y a eso lo llaman «ola». Se inventan que la causa una «Variante» del patógeno que nadie nunca aisló, ni secuencíó, la Beta. Es decir, «olas a la carta».

……….   Basta con hacer más test. Pero, además, el test es como un coche, que tiene un volante y un acelerador. Si se quieren muchos «Contagiados», basta someter los mocos del sujeto a muchos ciclos, más de 25, y dan casi todo «positivos», nuevos «Contagios». De forma que subimos o bajamos con la «ola» según quiere el político corrupto que es Presiente de la Comunidad Autónoma. O de la nación.

……….   De forma que todo era una farsa, un fraude, un engaño. Pero las consecuencias empiezan a asomar. Cierres, despidos, paro, cuarentenas  … Nada bueno para la población. Pero alguien se beneficiará del desastre general … Pero eso está por ver, aún no hay informaciones completas. Nuestro horizonte es limitado. Sólo son reales los muertos habidos en Residencias de mayores.

……….   En conocer las causas se tardarán doce meses. A finales del año siguiente – hoy – se conocerá el horror que pasaron nuestros mayores. Lo expondremos mañana. Y lo ligaremos con «la hoja de ruta» de esta tragedia.

……….   De todo esto nos enteramos todos los que quisimos saber qué estaba pasando realmente. Los perezosetes, los con poca cabeza, los ingenuos, los abúlicos, los poco dotados mentalmente … seguían creyéndole al payaso y riendo sus gracias. 

.

.

.

Las armas del genocidio 2  Las armas del genocidio 2  Las armas del genocidio 2  Las armas del genocidio 2  Las armas del genocidio 2  Las armas del genocidio 2  Las armas del genocidio 2  Las armas del genocidio 2