Un sitio con informaciones útiles

La punción en India

La punción en India

.

.

.

 

La punción en India

Wajid Kadar Khan, que vive en un barrio pobre de Mumbai, dice que recibió una vacuna COVID-19 solo porque su trabajo lo requería, y su esposa (izquierda) dijo que no la necesitaba porque “tengo a Dios”.

 

RAJA SENGUPTA  La punción en India

¿Por qué está fallando la campaña de vacunación COVID-19 más grande del mundo?

El Centro Pulitzer apoyó la presentación de informes para esta historia.

MUMBAI, VELLORE Y NUEVA DELHI, INDIA— Un Domingo por la mañana a principios de Abril, Mumbai estaba aturdido por las primeras semanas de aumento del patógeno y había instituido toques de queda nocturnos. Baliram Boomkar preguntó a sus vecinos en Kaula de la ciudad Barriada de Bandar si querían una vacuna para protegerlos o si habían recibido una. Algunos dijeron que sí, pero solo porque sus empleadores lo requerían. 

Un hombre dijo que se vacunaría si su Empresa le daba tiempo libre para recuperarse de los efectos secundarios. «El patógeno no es nada», dijo. “La gente solo está difundiendo rumores. Todo es mentira «. 

Una mujer dijo que tenía miedo de recibir la vacuna porque la Clínica podría hacerle pruebas del patógeno, descubrir que era positiva y luego obligarla a ponerla en cuarentena, como sucedió el año pasado. “Sé que no puedo evitar la inyección, pero quiero ser la última en la cola”, dijo.

“Mucha gente [aquí] no cree que el patógeno exista y que Dios proveerá si algo sucede”, dijo Boomkar. Vive en un barrio pobre y trabaja como “investigador descalzo” para la organización no gubernamental Pukar. Éste lleva a cabo actividades de salud, estudios relacionados y también intenta mejorar las condiciones de vida. «Creen que todo es política». El uso de máscaras sigue siendo escaso. Y ello a pesar de que los investigadores descalzos las distribuyen y enfatizan sus beneficios.

Un mes después, la oleada del aptógeno de la India se ha convertido en un tsunami. Hay Hospitales abrumados y piras funerarias ardiendo durante las noches. Sin embargo, la campaña de inyección del país está languideciendo, con menos del 3% de los indios completamente vacunados al 16 de Mayo.

La escasez generalizada de dosis ha obligado a cerrar algunas Clínicas de vacunación. En otros sitios, las filas suelen formarse horas antes de que abran. Algunos Estados limitan las dosis a las personas mayores de 45 años. Y para ampliar los suministros el Gobierno recomendó extender los intervalos entre las inyecciones de la inyeccion más utilizada del  país, la Covishield. Es una versión de la inyección AstraZeneca – Universidad de Oxford producida por el Serum Institute, de la India . Pero la oferta es solo la mitad del dilema.

Poner las vacunas en este país de 1.300 millones de habitantes significa llegar a regiones remotas de difícil acceso. Y abordar las profundas divisiones entre las clases bajas y altas. Y como casi en todas partes del mundo, India debe enfrentar el desconcertante desafío de la vacilación en las inoculaciones.

Ahora dicho desafío está muy extendido en la sociedad india. Lejos de limitarse a los barrios marginales, a los que ayuda Pukar, pero es un problema nuevo aquí. “India nunca tuvo dudas sobre las inyecciones” hasta ahora, dice el Virólogo Shahid Jameel. Shadid dirige la Escuela de Biociencias Trivedi, en la Universidad de Ashoka.

La punción en India

A principios de Abril, un Hospital del Gobierno en Shikrapur, un pueblo rural en las afueras de Pune, India, tenía filas frente a la puerta de personas que esperaban sus inyecciones de la epidemia.

Las anteriores campañas.  La punción en India

Las campañas anteriores de vacunación masiva en la India se han centrado en los niños. Los adultos, incluso los más ricos, no se vacunan habitualmente contra la influenza, el herpes zóster, la enfermedad neumocócica o cualquier otra cosa. “No habrá demasiados adultos pidiendo una inyección, y tampoco habrá demasiados Médicos recetándola”, dice Renu Swarup. Renu dirige el Departamento de Biotecnología del Gobierno. Tenemos que hacer mucha promoción para atraer al público».

Muchos culpan a un aumento diferente de crear la reticencia inesperada de la India hacia las vacunas para el patógeno: Los rumores que se propagan constantemente en las redes sociales. “No es una vacilación por las inyecciones, como está profundamente arraigada, como en Europa o Estados Unidos”, dice Sai Prasad, director ejecutivo de Bharat Biotech, que fabrica Covaxin, la otra inyección del país.

«Esto se debe literalmente a desinformación.» Entre las afirmaciones falsas que circulan ampliamente se encuentran que las vacunas vuelven impotente a las personas. Que no valen para nada, porque algunas personas vacunadas se infectan. O que incluso provocan la muerte.

“Los adultos son más quisquillosos que los niños: Cambian de opinión gracias a WhatsApp University y Twitter, segundo a segundo”, dice Prasad.

India inició su programa de vacunación el 16 de enero, solo un mes más tarde que Estados Unidos y Reino Unido. Pero había poca sensación de urgencia. La nación no se vio tan afectada por el primer aumento del patógeno en 2.020 como muchos esperaban

Para el 1 de marzo, India había vacunado a poco más de 12 millones de personas con una primera dosis. Y eso que tiene  un portal de Internet  que permite a cualquier persona elegible para una vacuna concertar una cita en un sitio local.

Incluso los trabajadores de la Salud, los primeros en la fila para recibir las inyecciones, tardaron en hacerlo. En el  Christian Medical College  (CMC), Vellore, en el estado de Tamil Nadu, un apreciado campo de entrenamiento para Médicos y Enfermeras que tiene cinco campus con más de 2.700 camas de hospital, el 30% del personal aún no había recibido una inyección 6 semanas después de que comenzara la campaña de información. A principios de Abril, los administradores de CMC decidieron publicar sus propias fotos de vacunación en las redes sociales. Y enfatizaron que 1.600 miembros del personal no vacunado se habían infectado y 12 habían caído gravemente enfermos. Aun así, el 99% de los médicos y el 90% de las enfermeras y otros trabajadores del Hospital sólo habían recibido una vacuna.

Pero en Tamil Nadu, uno de los Estados más urbanizados e industrializados del país, el público en general se mantuvo tibio ante las inyecciones. Una mañana a principios de Abril en Vellore, la investigadora de vacunas CMC Gagandeep Kang bajó las escaleras desde su oficina en el campus principal hasta la Clínica de vacunación del Hospital para su segunda dosis. Kang pagó 250 rupias (alrededor de $ 3) y fue vacunada. Pero sólo una docena de personas se sentaron en la sala de espera al aire libre.

Nadie se tomó una selfie al recibir la inyección, ni chocó la palma con una Enfermera en agradecimiento. Al otro lado de la ciudad ese día, en la Clínica gubernamental del vecindario de Salavanpet, donde la inyección es gratuita, sólo asistieron 22 personas. El Hospital tenía 370 dosis en su refrigerador, de un lote de 500 que había recibido 5 días antes.

Un comienzo lento  La punción en India
Una combinación de vacilación de vacunas y suministro limitado ha frustrado los esfuerzos de la India para proteger a su población masiva del patógeno.
January-2021-February-March-April-May    Fully vaccinated people (%) India-Brazil-Germany-Israel-UnitedKingdom-UnitedStates.

La punción en India

(GRÁFICO) K. FRANKLIN / SCIENCE ; (DATOS) NUESTRO MUNDO A TRAVÉS DEL CENTRO JOHNS HOPKINS.

Tamil Nadu aún no había sido golpeado por el patógeno. Pero incluso en partes de la India donde aumentaban los casos, no siempre se percibió como una gran amenaza. «Estás en un entorno en el que ves la muerte con tanta frecuencia», dice el Director de CMC, JV Peter, un especialista en Cuidados Intensivos.

“Cuando ves que la gente muere debido a otras enfermedades con una frecuencia más alta que esta epidemia, ¿por qué la gente debería levantar el puño y decir: ‘¡Oye, quiero mi inyección!’ o ¿por qué deberían esforzarse para obtener una vacuna? «

Kang culpa al Gobierno por no haber “preparado el terreno” antes para un programa masivo de inmunización de adultos. “Los sistemas se instalaron para 100 personas al día en los centros de inmunización”, dice. «Podríamos aumentar hasta cinco veces lo que estamos haciendo».

Los desafíos se multiplican en áreas más rurales. En Jawadhi Hills, a unas pocas horas en coche, Kang y otros en su Universidad tienen  un proyecto  en la aldea rural de Vallithathankottai, ayudando a la tribu Malayali con todo, desde servicios clínicos hasta saneamiento mejorado. Las 99 casas de la aldea están ubicadas en una empinada carretera de montaña. Unas pocas docenas de miembros de la tribu se reunieron una tarde en la casa de su líder para discutir la pandemia con Kang y  Science.. Solo se habían vacunado tres aldeanos, en una Clínica a 5 kilómetros de distancia.

Otros no se comprometieron. “Si es para nuestra protección, todos tomaremos la inyección”, dijo un aldeano que, como los demás, no era elegible en ese momento. Pero había poco miedo al patógeno. “No va a llegar aquí”, dijo un aldeano. O simplemente es inofensivo, especuló el líder. «Podríamos haberlo conseguido y habría desaparecido sin que lo supiéramos».

La punción en India

Baliram Poomkar, un “investigador descalzo” que vive y trabaja en un barrio pobre de Mumbai. Dice que muchos de sus vecinos no creen que la pandemia sea real.

A mediados de Mayo los casos seguían aumentando en Tamil Nadu. Pero surgía la esperanza de que la devastadora ola del patógeno había alcanzado su punto máximo en todo el país Y persistieron diversos grados de vacilación por las inyecciones. En las comunidades urbanas más ricas, el hecho de que la empresa que fabrica Covaxin aún no haya publicado sus datos de eficacia frenó la inyección. Y que la versión de Covishield utilizada fuera de la India se haya relacionado con problemas de coagulación continuó alimentando cierta reticencia.

Los investigadores especulan que muchos indios se apresurarían a obtener las inyecciones de ARN mensajero que actualmente solo están disponibles en el extranjero. Aún así, la demanda está creciendo. “Ha habido pocos signos de vacilación entre la clase media y están luchando por los espacios para inyectarse”, dice ahora Kang.

La Neonatóloga Anita Patil-Deshmukh fundó y dirige Pukar. Dice que los investigadores descalzos informan que en el barrio pobre de Kaula Bandar, el aumento ha llevado al menos a «algunos» escépticos de la pandemia a cambiar de opinión. Y ello mientras veían imágenes constantes de crematorios en la televisión. Y tenían familiares en sus pueblos de origen que se enfermaron y no pudieron acceder a la atención.

Pero siguen siendo excepciones. “La mayoría de las personas todavía se muestran reacias a ponérsela”, dice Patil-Deshmukh. «Inocular a las personas que viven en los barrios marginales sigue siendo un gran problema».

El Gobierno debe facilitar las cosas a los pobres, dice. «La mayoría de las personas en la base de la pirámide no poseen los teléfonos inteligentes necesarios para realizar el registro en línea. Y los pocos que pueden hacerlo no saben cómo navegar por el sistema», dice. Y agrega que Pukar pronto espera establecer estaciones de registro en Kaula Bandar.

La punción en India

Una clínica en el King Edward Memorial Hospital en Pune selló los brazos de todas las personas a las que les dio una vacuna COVID-19

Kang dijo que el Gobierno indio debe cumplir con el compromiso de establecer puntos de inyección a 2 kilómetros de todos. «Somos un país grande y llegar a la gente es un desafío». Ella sugiere que algunas áreas pueden necesitar ir de puerta en puerta. “En India, en muchos lugares hay que pensar en programas de divulgación, porque las personas más vulnerables no van a llegar a los centros de inoculación”.

A pesar de la enorme población de la India, el esfuerzo podría dar sus frutos rápidamente, argumentan algunos investigadores. «Tratar de inocular a todo el mundo no es el tema», dice Anurag Agrawal, un neumólogo que dirige el Instituto de Genómica y Biología Integrativa. Que es una división del Consejo de Investigación Científica e Industrial de la India. India tiene una población relativamente grande de jóvenes, que pueden ser menos vulnerables a síntomas graves.

Si la inmunización se generaliza en las personas mayores de 45 años, particularmente en aquellas con afecciones, como la diabetes y la obesidad, que pueden empeorar con el patógeno, las admisiones hospitalarias y la muerte caerán en picado, sostiene Agrawal. Calcula que esta población sólo asciende a unos 200 millones. Un número que el suministro de inyecciones de la India debería poder cubrir pronto.

“India no tiene realmente un problema de inyecciones”, dice. “Tiene un problema de perspectiva de la gente. Y este aumento puede traer de nuevo a la gente a la realidad «.

10.1126 / science.abj5322

La punción en India
Jon Cohen

Jon es redactor de Science .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.