Un sitio con informaciones útiles

Consulta sobre euro digital a 16300 europeos de 450 millones

Consulta sobre euro digital a 16300 europeos de 450 millones

.

.

.

Consulta sobre euro digital a 16300 europeos de 450 millones
La UE se enfrenta a la oposición de los ciudadanos en la carrera por el euro digital. Consulta sobre euro digital a 16300 auropeos de 450 millones

Por PYMNTS | EC.EUROPA.EU

Visto en: Trikooba Blog

          La Comisión Europea cerró una Consulta pública sobre el euro digital el pasado Martes (14 de Junio). Después de que los comentarios de los Ciudadanos de la UE indicaran que una moneda digital del Banco Central (CBDC) puede no ser tan bienvenida como esperaban los Reguladores.

          Un día antes de cerrar la Consulta, los Reguladores recibieron 16.299 respuestas, el 98% de Ciudadanos de la UE y solo el 0,3% de Empresas o el 0,03% de Asociaciones empresariales. La gran mayoría de los comentarios de los Ciudadanos de la UE se opusieron a la adopción de un euro digital. 

          Muchos encuestados argumentaron que con una CBDC, los Ciudadanos perderían privacidad en sus transacciones. El Gobierno tendría más control sobre sus finanzas. Y eventualmente sobre sus vidas.

          Otros encuestados cuestionaron la necesidad de dinero digital adicional, cuando las Empresas privadas y los Bancos ya ofrecen alternativas digitales. El riesgo de “imprimir” dinero digital y causar más inflación también se mencionó en algunas respuestas. 

          Algunas de las pocas Asociaciones que respondieron a la Consulta mostraron una visión más positiva del Proyecto. Pero solicitaron más información, para tener una mejor comprensión de la CBDC.

          La Consulta ofreció información valiosa. Pero los datos aún deben analizarse con cautela. Si bien la mayoría de los encuestados tiene una visión negativa del euro digital, solo hubo 16.266 encuestados, de los 450 millones de Ciudadanos de la Unión Europea. 

          Además, muchos de los encuestados eran «anónimos» y algunas de las respuestas contenían oraciones casi idénticas. Lo que podría indicar que no todas las respuestas provenían de Ciudadanos europeos (o no europeos) genuinos. 

          Pero una cosa está clara: La Comisión Europea deberá intensificar sus esfuerzos para explicar mejor a su población cómo funciona un euro digital, desmitificar algunas creencias. Y quizás mostrar los beneficios de un euro digital. 

          Esta Consulta no es vinculante para la Comisión. Como dijo el Organismo Regulador, no prejuzga su decisión final. Pero no podrá ignorar la cantidad de presentaciones y el sentimiento del público en general hacia el Proyecto. 

El núcleo de la consulta. Consulta sobre euro digital a 16300 europeos de 450 millones

          La Comisión lanzó una Consulta pública el 5 de Abril, para recopilar información sobre la moneda digital y comprender mejor cómo interactuaría una CBDC con otros métodos de pago.

          Hay una razón legal adicional para realizar esta Consulta. Para que un euro digital se utilice como moneda única junto con los billetes y monedas en euros, sería necesaria una nueva Regulación basada en el Artículo 133 del Tratado Europeo. La Comisión Europea es la única Institución que puede proponer esta Legislación. La Jefa de Finanzas de la Comisión, Mairead McGuinness, dijo en Febrero que se propondría una Legislación para un euro digital en 2.023.

          El diseño de la Consulta no busca aportes de expertos sobre temas técnicos. En cambio, quiere tomar el pulso de la sociedad con respecto al diseño de CBDC. Para tomar decisiones informadas sobre algunas de las cuestiones políticas más importantes.

          Por ejemplo, la mayoría de las preguntas le pedían al encuestado que calificara cómo de importante es para ellos un determinado elemento de CBDC (por ejemplo, como pago en tiendas, tarifas bajas, liquidación en tiempo real, etc.).

          Si bien algunas de las preguntas trataron de responder preguntas generales de política, como cuán importante es que un euro digital «brinde acceso a dinero público para todos», «obtenga soberanía monetaria» o «desarrolle la innovación de la economía digital de la UE», muchas preguntas abordaron la creación de soluciones de pago paneuropeas.

.
Comentario de esta Casa.  Consulta sobre euro digital a 16300 europeos de 450 millones
.
          Esta es una batalla que no podemos perder. La batalla de las «inyecciones salvadoras» la hemos perdido. Nos cogieron por sorpresa, en base a la ingeuidad de una gran parte de la población. La que aún no tenía conciencia de que estábamos en una Guerra. Y que quienes nos empujaban a inococularnos eran del bando enemigo. 
.
          Bien, eso ya no tiene remedio. Y también hemos perdido también la batalla de las mascarillas. Las han aplicado hasta que han querido, sin ninguna resistencia por parte de la inmensa mayoría de la población.Todavía hoy, en pleno Diciembre de 2.022 ves a no pocos ciudadanos y ciudadanas con mascarilla, en solitario por las aceras de esta nación. Ya hemos dicho aquí que la mascarilla es una demostración, un termómeto, de sumisión, de fidelidad al mando. Es cierto, es miedo. Pero ese miedo se basa en la ignorancia. En no haber querido enterarse en casi tres años de qué está pasando realmente. Y esa pasividad es lo triste.
.
          Si hemos perdido esas dos batallas, la que se anuncia no la podemos perder. Habrá que echar en ella toda nuestra conviccion, nuestra fuerza, nuestra acción. Habrá que pasar a la acción. Porque aún no hemos actuado. En ninguna de las dos batallas citadas. No es actuar realizar Estudios científicos, ni escribir libros, ni redactar artículos. Eso es promocionar una idea, defender una convicción. Pero no es actuar. Pasar a la acción es hacer algo que sea capaz de ganar esta batalla. Inclinar la balanza a nuestro favor. Quitarles de las manos los instrumentos con los que nos están sojuzgando y exterminando poco a poco. 
.
          Pensemos un poco. ¿Qué acto, realizado por una gran multitud, tendría el efecto de impedir que intente sustituir el dinero de siempre por una opción engañosa, de la que se oculta el principal efecto negativo? Un efecto que supone la esclavitud para toda la población. Que se quede sin poder disponer de su dinero como siempre lo ha hecho. Y que ese detalle no se explique en los medios, con todo su perverso efecto.
.
          ¿Qué hay que hacerles a los medios? O bien, ¿qué hay que hacerles a sus posesiones y bienes? ¿Qué podria impulsarles a que en los medios se debata las condiciones de ese nuevo «dinero digital programable»? Basta que se debata. Que la gente se entere de lo que realemente se les pide que hagan. Sin decirles lo que supone ese paso que se pide que den. 
.
          Es la mismo, exactamente la misma táctica que siguieron con las «inyecciones salvadoras». Primero, una campaña por todos los medios cantando la excelencis de las mismas. Lo buenas que son. Los problemas que van a resolver. Lo absurdo que es rechazarlas. Todo mentiras. No hubo prueba alguna de su efectividad. No estaban intentando en eso. Lo confesó una Directiva de la propia Pfizer, ante una Comisión de Bruselas. Pretendieron sólo reaccinar a la velocidad suficiente. Con lo que fuera. Con lo que les habían pedido que metieran.  La efectividad de cara al «bicho» … ni se miró.
.
          Luego la gente se pone las inyecciones. Y llegan las madres mías. Los golpes de pecho, las lágrimas amargas. Hemos condenado a muerte a nuestros seres  más queridos. Porque empiezan a caer una parte no despreciable de los inoculados. Unos con infartos, otros con ictus, otros con cánceres de acción fulminante. Cada cual según qué órgano tenía más delicado, más afectado. Pero con ese fallo vivía. Y cuando ya no tiene remedio, se echa al olvido y se renuncia a averiguar la razón, mediante una autopsia que lo esclarezca. 
.
          No a los políticos. A los medios. Ellos colaboran activamentre en engañar a toda la población. ¿Vamos a quedar parados, callados, conformándonos con protestar por escrito en los escasos y reducidos sitios que en que aún se puede hablar con libertad? Nos mereceríamos nuestro inimaginable fin …             

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.