Barriendo bajo la alfombra

.

.

.

Barriendo bajo la alfombra

Comentario de esta Casa. Buscando justificación a las Defunciones

.

……….   Hace más de un año, allá por el verano de 2.020, tenían los «hisopos de las narices» para justificar «Contagiados», pues los hisopos daban «Contagios» a la carta. Pero les faltaban «Defunciones», pues no pasaba ninguna ola por nuestras latitudes.

……….   Y se inventaron meter el hisopo a toda persona que entraba en un Hospital con mal aspecto. Ya que, como algo tenía, el test daba positivo a ese algo. Y si se moría, ya tenían una Defunción que anotar en el estadillo para los de arriba.

……….   Ahora tienen demasiados «infartos» de personas inyectadas. Por la porquería que les  han metido dentro con el beneplácito de las autoridades de todo tipo. De nuevo la realidad se les sale del guión. No debiera haber difuntos inyectados … Eso es contrario a las normas dictadas por los políticos …

……….   ¿Cómo solucionarlo? Igual que antes. Antes hacían falta «Defunciones» para justificar la «ola» inventada. Ahora que tenemos infartos en demasía, inventamos enfermedades que produzcan infartos.

……….   Y hete aquí que la gripe los produce. «¡Vaya si los produce, si lo sabré yo …!» Esto lo dice el Presidente de una Comunidad Autónoma y se corre por toda la Comunidad. Y por toda la nación. Se corre la nueva feliz. Porque apoya a los comprometidos.

……….   ¿Hasta cuándo podrán ocultar el hecho de que las pichazos, en lugar de evitar decesos, los provocan? ¿Y hasta cuándo podrán ocultar que el verdadero objetivo de las «inyecciones salvadoras» era precisamente provocar esos infartos, y otras muchas más cosas, que aún apenas hemos observado? ¿Hasta cuándo las víctimas seguirán sin darse cuenta de lo que han hecho con ellas?

……….   Todo ese tiempo tendrán los verdugos de respiro. Luego, ya no, claro … Y eso es lo que les aterroriza. Por eso están aminorando, aflojando, queriendo ganarse las simpatías de la población, que son sus víctimas. Por si se dan cuenta y les pasan factura.

……….   Ahora han comprendido la gravedad de lo que han hecho, aliándose con quien nunca debieron. Con indeseables. Cuando se lo han empezado a contar, en voz baja y por teléfono, los Gerentes de Hospitales. Los que han dado orden de meterlos bajo las alfombras. Que también ellos están «pringados» …

.

Barriendo bajo la alfombra  Barriendo bajo la alfombra  Barriendo bajo la alfombra 

Barriendo bajo la alfombra  Barriendo bajo la alfombra  Barriendo bajo la alfombra