Lo que nos jugábamos en Micenas

.

.

.

 

……….   Conviene que sepamos a qué estamos haciendo frente. Es bueno tener una panorámica general, total. Y así no confiarnos con lo que hemos dejado a las espaldas. Aunque pueda volver de nuevo en el futuro. Sobre todo, si lo que se avecina es peor que lo pasado.

……….   Y esto no son elucubraciones, imaginaciones, ni fantasías. Lo han dicho, lo están diciendo, lo están imprimiendo en los Boletines Oficiales de sus Organismos Internacionales o Europeos. Donde hacen su plena voluntad. Donde preparan paso a paso un futuro sombrío para la Humanidad. Radiante para ellos. Luego comentamos.

Lo que nos jugábamos en Micenas

……….   El vídeo original era demasiado largo. Y hemos tenido que dividirlo en dos partes. Sigue la segunda parte.

……….   Así que ya lo sabes, lector. Los pinchazos contra una falso bicho fueron el aperitivo. Luego vienen más cosas, muchas más. Aún peores, más esclavizantes. Nos pretenden llevar a un mundo mísero para casi todos. Dividido en tres categorías de personas.

……….   En primer lugar, y a una distancia abismal del resto, los Elegidos. Ellos, los poderosos, los super-ricos y sus familias. En un mundo de privilegio, mejor que el que dejaran atrás. Con todo a su favor: La Ley, la riqueza, el Poder, la Fuerza … Y con siervos que cubran todas sus necesidades. 

……….   Un segundo mundo, mucho menos favorecido, pero aún aceptable, el de los siervos. Los que sirven a sus Señores. En las mismas Ciudades que ellos, pero en barrios separados, incomunicados, austeros. Pero aún llevarán una vida soportable. Parecida a la actual, aunque sin libertades. Lo formarán los Médicos, los Informáticos, los Chóferes, los Gerentes de Hoteles y Restaurantes de lujo, los Cocineros, Camareras, Ascensoristas, y un amplia gama de sirvientes y personas de compañía.

……….   Y en tercer lugar, los que llaman «la plaga». Los sin-nombre, los parias, los rechazados, los que no merecen vivir. Irán en disminución, porque no podrán sobrevivir en las condiciones en que estarán recluidos. Privados de todo. Son una minoría sin futuro. No merece la pena hablar de ellos. Son una especie a extinguir. Ni se sabe si llegarán a 2.030.

……….   Porque lo que publican no es el futuro. Publican un «futuro» aceptable, algo que la población podría asumir. No pueden divulgar que planean el exterminio del 90% de la Humanidad, o ese 90% se les lanzarían al cuello. Dibujan un futuro amable: «No tendrás nada y serás feliz.» Algo que en sus mentes infantiles creen que los demás van a aceptar. Hace falta estar loco para aceptar esa profecía del futuro.

……….   Felizmente, estos vídeos – el segundo – habla de cómo reaccionar. Aunque nadie sabe cuándo se colmará la gota del vaso de la Humanidad. Quizás hará falta que hagan algo sonado, muy amplio, gravísimo, que todo el mundo vea, que no puedan cerrar los ojos. Y que así la mentalidad real de los verdugos se ponga a la vista. Para que la gente despierte y se dé cuenta de la realidad, de lo que quieren hacer con nosotros.   

.

Lo que nos jugábamos en Micenas  Lo que nos jugábamos en Micenas  Lo que nos jugábamos en Micenas

Lo que nos jugábamos en Micenas  Lo que nos jugábamos en Micenas  Lo que nos jugábamos en Micenas