Futuro 1 la real cabeza

.

.

……….   Con este artículo nos proponemos iniciar una serie sobre la situación actual y el futuro. Tenemos más información y esa información permite confirmar ciertas ideas que nos vienen rondando hace algunos días.

……….   Desde ahora adelantamos que esto es una teoría, que necesitará ser confirmada por hechos posteriores. Pero pretende ser una descripción lo más cerrada posible de los hechos que estamos viviendo. Porque sobre todos esos hechos se cierne el velo de la ocultación, del disimulo, de la falsa causa. Nadie dice la verdad, todos ocultan al máximo sus verdaderas intenciones. Procuremos hacer caer esas máscaras y conocer la verdad desnuda.

……….   Nos pondremos primero en la piel de los promotores del Plan. No de los Portavoces; menos de los asociados de última hora. Y menos aún de los monaguillos o correveidiles. Estos grupos de cómplices pueden tener sus propios objetivos, por los que se adhirieron al Plan. No. Vamos a procura meternos en la cabeza de los cabecillas. Tenemos entendido que su empeño y motor principal es la eliminación de la mayoría dela población.

……….   Les estorba tanta chusma, tanta gente tan diferente a ellos. No les basta considerarlo «ganado», ni «plaga». Lo que quieren es hacerlo desaparecer. Y hoy en día ya hay formas de lograr ese propósito.

……….   Se imaginan viviendo en el mismo país que hoy habitan, pero libres de todos los que no estén a su altura. Podrían ampliar sus propiedades con las colindantes, a un bajo o nulo coste. Y tendrían terrenos para perderse en ellos, a caballo o en coche, para sentirse libres como pájaros. Sin que ello alterase su patrimonio, ni su estatus. Tendrían los siervos suficientes – el personal de servicio – para vivir incluso mejor que en la actualidad, como en el pasado, rodeados de un lujo verdaderamente exclusivo.

……….   Nunca han pensado que eso – reducir drásticamente la población, «la plaga» – fuera a causarles la menor dificultad. Al contrario, sólo iba a proporcionarles la ansiada libertad, no tener que codearse un día sí y otro no con personas de baja estofa, con «don nadies», con fracasados de la vida. Personas que pretendían ser sus iguales, cuando sólo eran fracasos humanos, gentes sin derecho a la vida. Y que ellos, con sus impuestos, los mantenían vivos. Gastar en ellos era tirar el dinero. Y eso debía acabar.

……….   Viven tan concienciados de que sus intenciones son nobles, inteligentes, incluso las únicas posibles – dado el estado de saturación del planeta – que no tienen reparo en proclamarlas a cada ocasión que se les presenta. No hace mucho, un representante de ese grupo de promotores expresaba sus intenciones de cada a un futuro, que creía podría elegir. «En caso de volver a encarnar, desearía hacerlo en forma de virus altamente letal, para contribuir a librar al planeta de tantos humanos sobrantes», venía a decir.

……….   Una persona ligada a él, que ha tomado su relevo en la Organización, expresaba su deseo de ser una toallita higiénica, para poder estar permanentemente en el sitio que le correspondería.

……….   Puede verse que sólo expresan un deseo, su deseo. Pero que están por completo fuera de la realidad, incluso de la realidad puramente humana.

……….   Veamos como de real es su plan de seguir siendo lo que son con algo más de la vigésima parte de población del planeta. ¿Podrían mantener su estatus económico si la población disminuyera en la medida de sus intenciones? ¿O sus rentas y dividendos disminuirían hasta límites en los que no han pensado siquiera?

……….   Porque no es sólo la población del planeta lo que influiría en su patrimonio, sino la riqueza de esa población. La capacidad de pagar de su dinero para adquirir algunas de las propiedades, o parte de ellas. Eso aseguraría su capacidad de convertir en efectivo alguna de ellas, o una pequeña parte.

……….   Pero si las personas que fueran a sobrevivir al inmenso holocausto que planean fueran sólo sus siervos, a sueldo de ellos, personas la mayoría humildes, no de la clase media, con dinero en sus cuentas corrientes, con capacidad para invertir, sino simples asalariados con lo justo para subsistir … ¿quién compraría lo que ellos pudieran querer vender? ¿Los miembros de las demás realezas? ¿O los millonarios colegas del Club? ¿Y a qué precio? Y eso sin meternos con las Empresas en las que tengan intereses económicos, de lo que hablaremos otro día.

……….   Da la impresión de que no han pensado en las consecuencias directas de sus acciones. Que siguen imaginándose en un mundo igual al actual, donde ellos campan por sus respetos. Pero el mundo al que sueñan llegar va a ser muy diferente … Y los privilegios de que ahora disfrutan es posible que se esfumen, o se pongan en peligro, en ese nuevo mundo en el que ni siquiera han pensado. 

……….  Pero la realidad es que no pueden pensar. En su vida lo han hecho. Han nacido con todo solucionado. Han heredado una educación y unas ambiciones. Y ahora sólo están obcecados por sus deseos. Acostumbrados a que siempre se cumplan. Pero esta vez han ido demasiado lejos. Han hecho tantas veces su voluntad, que no son capaces de enjuiciar qué es ético y qué no lo es. Pretenden cambiar el mundo sin que esos cambios afecten a su estatus. Y eso es una utopía, algo imposible, absurdo en sí mismo.

……….   Un cambio tan drástico, tan despiadado, va a influir en las vidas de todos los que sobrevivan. Y en una magnitud que ellos, los de arriba, despreocupados innatos, consentidos desde siempre, no tienen la capacidad de prever. Sin saberlo, están aspirando a sus propia ruina.

Futuro 1 la real cabeza

Crátera funeraria. Hallada en la tumba de una princesa en Francia.

.  

Futuro 1 la real cabeza  Futuro 1 la real cabeza  Futuro 1 la real cabeza