Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes

.

.

El alcalde de Lorca condena «el asalto por la fuerza» del pleno municipal Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes
.
Lo que temen y lo que no temen. Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes
.
……….  El Alcalde de Lorca condena «el asalto por la fuerza» del pleno municipal
……….  El Alcalde de Lorca, Diego José Mateos, ha condenado «los actos violentos» protagonizados por varios manifestantes del sector de la ganadería que se saltaron los cordones oficiales para entrar a un edificio municipal.
……….  Estaba previsto que se celebrara un pleno en el que se iba a debatir nuevas medidas sobre las macrogranjas cuando se produjo el incidente en la mañana del lunes. La Policía está visionando las imágenes de las cámaras de seguridad para identificar a los responsables del incidente.
……….  Otro vídeo de la entrada al Ayuntamiento de Lorca

.

……….  Texto del discurso del Alcalde, por si se censurara el vídeo:

……….  “No quiero hacer responsables a todos los ganaderos de todo el Sector.  A mí que estuvieran 200 ó 300 personas ejerciendo su derecho a la libertad de expresión en la puerta, o que hayan circulado por la ciudad, me parece que es uno de los pilares básicos de la Democracia. Es la libertad de expresión y la libertad de manifestación.

……….  Pero que se haga uso de la fuerza para torcer la voluntad popular,  me parece intolerable e inasumible. Y por lo tanto nos vamos a reservar … todas las acciones que veamos necesarias para que los responsables de esta actitud lamentable e intolerable no se vuelva a repetir. O por lo menos, que cada cual asuma sus responsabilidades.”

Comentario de esta Casa.

……….   No entramos en los motivos de unos o de otros, ni en beneficio o en perjuicio de quiénes se promovían los decretos y normas regionales que se iban a aprobar.

……….   En unos tiempos problemáticos, caracterizados por la disconformidad de muchos gobernados con las normas establecidas por los gobernantes, nos fijamos en casos en que algunos gobernados se rebelan contra tales normas. 

……….   Los camioneros canadienses fueron un caso. Los ganaderos en Lorca son un segundo caso. El lector deberá sacar las conclusiones o enseñanzas que le parezcan. Aquí no diremos más. Sólo nos fijamos en la debilidad de las defensas que los gobernantes tienen a su alrededor para protegerse de los gobernados … porque cuando así los agentes sólo empujan. Porque saben que así perderán, y no van a herir a nadie.

……….   Por eso el Premier puso pies en polvorosa.

.

 

Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes  Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes  Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes  Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes  Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes

Aa s df g h j k lñ     Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes

Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. 

Ca s df g h j k lñ.     Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes

Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. 

Da s df g h j k lñ.     Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes

Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. 

Ea s df g h j k lñ.    Cuando los gobernados se cansan de los gobernantes

Fa s df g h j k lñ. Ga s df g h j k lñ. Ha s df g h j k lñ. Ia s df g h j k lñ. Ja s df g h j k lñ. Ka s df g h j k lñ. La s df g h j k lñ. Aa s df g h j k lñ. Ba s df g h j k lñ. Ca s df g h j k lñ. Da s df g h j k lñ. Ea s df g h j k lñ. Fa s df g h j k lñ.