Aportación de Atenas al Tesoro heleno común

.

.

.

Delfos. Aportacion de Atenas al Tesoro. Aportación de Atenas al Tesoro heleno común

Aportación de Atenas al Tesoro heleno común

(Fuente: Orígenes del hombre, tomo 73. Grecia emergente I. A.Johnston. Folio, 1.996)

……….

……….   Voy a resaltar un par de ideas. La primera, lo señalado en negrita: En la Grecia antigua no había casta sacerdotal. Felices ellos. Por contra, en el Egipto imperial sí la había y formidable. Tan potente que hacía la competencia al propio Faraón. En el Cristianismo también tenemos una casta sacerdotal. De su poder histórico no hace falta hablar. Que el propio lector saque sus conclusiones. Sitúe el lector al Cristianismo como más cercano a los cultos griegos antiguos, o a los cultos imperiales egipcios.

……….   Las fuerzas de la Naturaleza, o divinas, estaban, a juicio de los antiguos griegos, por todas partes. 

……….   ¿Quién decidía que una mujer fuera fértil o estéril?

……….   ¿Y quién decidía que un parto fuera normal o se torciera y no dejara supervivientes?

……….   ¿Quién decidía quiénes morían en una batalla y quiénes regresaban?

……….   ¿Y las buena cosechas y los años de hambre, quién lo decidía? 

……….   Estaba claro, los dioses. Luego había que estar a buenas con ellosDe ahí esa profunda religiosidad. Les iba la vida en ello.

……….   No achaquemos solamente a la ignorancia la religiosidad de los antiguos. Decir eso con nuestros conocimientos actuales es demasiado sencillo. Debemos ponernos en su lugar y hallar una solución a su problemática, mejor que anular su problemática desde nuestra Ciencia moderna. ¿A qué nos apuntaríamos de ser helenos del siglo VI AEC.?

……….   Pero ya en la Grecia antigua aparecieron los misterios órficos y de Eleusis y adelantaban, «el destino del humano es cosa suya, no del grupo». Y aún nos falta lo mejor, lo más centrado en la diana.

……….   La postura que aquí mantenemos por ahora, con la Historia griega vista hasta el momento, es ésta: No neguemos que el humano tiene un destino por los desatinos del Cristianismo.


OOOO